Archivos para las entradas con etiqueta: Ana M. Díez

Vicente García Pérez en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

VICENTE GARCÍA PÉREZ
/ Montañero, ciclista, fotógrafo

UNAS BOTAS Y LA CÁMARA

“Añora la enseñanza, pero la jubilación le ha llevado a transitar por insospechados caminos nuevos, retratando paisaje y paisanaje”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 24 de febrero de 2018 en la última página de El Día de León)

Desde que se jubiló como maestro a los 60 años, allá por 2010, Vicente García se ha convertido en un indispensable de la vida cultural leonesa. Cámara en mano, no se pierde un evento artístico, literario o poético. Se nota que disfruta, que hace lo que le gusta, sin sentirse obligado con nadie, sin ganar nada con ello.

Quedamos en el Cantabrín, uno de sus bares habituales, y aparece con su inseparable amigo Marcelino Cuevas, que es quien al final me pone al día, porque Vicente no habla mucho de sí. “Cuéntale que vas a sacar un libro”, dice Cuevas. Será con el sello Eolas, con las rutas por la provincia que publica, semana a semana, en La Nueva Crónica. Porque todos los domingos sin excepción (con un grupo de amigos formado con los años), y algunos otros días de la semana (con otros jubilados), Vicente coge su mochila, su cámara y su bastón para echarse al monte. “Me gusta mucho dar una vuelta de forma tranquila y sosegada, conocer sitios nuevos… y luego tomar la merienda. Salimos a disfrutar, y yo puedo tirarme en una ruta el doble que cualquiera, parando y haciendo fotos”.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Isabel Sevilla y Alberto García, “Fantasía y Comodín”, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ISABEL SEVILLA Y ALBERTO GARCÍA
(“FANTASÍA Y COMODÍN”)

/ Ilusionistas

VIVIR CON MAGIA

“Mayoral nos aconsejó fundar la Asociación de Ilusionistas de León; en esta ciudad van a salir muchos magos de aquí a unos años”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 10 de febrero de 2018 en la última página de El Día de León)

Ilusión por el trabajo, creatividad, ternura y humor. Con esos ingredientes salen a escena Alberto García e Isabel Sevilla. Su sobrenombre: Fantasía y Comodín. Su especialidad: magia cómica. Recuerdan que se conocieron en un camping de Gijón, y no se han separado desde entonces. “Somos pareja artística y sentimental desde hace 20 años”. Ambos son hijos de mineros. “Nadie en nuestras familias ha sido mago”. Isabel nació en Ponferrada y Alberto es asturiano, aunque cuando tenía 3 años su familia se trasladó a Bembibre, donde su padre, tras sufrir la crisis de los astilleros, encontró trabajo en la mina. Luego vendría el declive del sector.

Ambos empezaron a formarse en animación teatral (mimo, clown, cuentacuentos…) mientras estudiaban (Ingeniería Agraria él; ella Derecho). Y se sacaron el título de monitor de tiempo libre. “Nunca nos ha faltado para llegar a fin de mes. A los jóvenes les aconsejamos hacer ese curso, ya que enseña a trabajar con ‘personas’ (niños, adolescentes, adultos, ancianos) y aprendes cosas que no te enseñan en la universidad: empatía, asertividad…”.

“Mi hobby eran los malabares y un día me llamó Alfonso el Mago para trabajar en su espectáculo. Estuve tres años con él y descubrí un mundo nuevo”, evoca Alberto. “A eso se unió que, trabajando también como educador en el centro Don Bosco, uno de los salesianos, Elpidio, que había sido mago, me cedió su maleta con sus juegos”. Fue así como Alberto empezó a crear sus propios números con Isabel, combinando el ilusionismo con pequeños cuentos. Hace diez años, Isabel recibió también un legado especial: el baúl de Manuela Rejas, la primera mujer con carnet de ilusionista de España, como se cuenta en el documental Violeta y el Baúl americano. “Me lo pasó como testimonio y amuleto”.

Leer el resto de esta entrada »

Diego Gutiérrez y Rodrigo Martínez, el dúo Tarna, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

RODRIGO MARTÍNEZ Y DIEGO GUTIÉRREZ
/ Músicos

CANTAR Y CONTAR

Mientras sigue reelaborando el cancionero popular leonés y prepara su tercer disco, el dúo Tarna celebra dos lustros de amistad y alquimia musical

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 27 de enero de 2018 en la última página de El Día de León)

Diez años llevan reinventando el folk leonés, “la música tradicional de nuestros abuelos, pero con un toque nuevo”. Romances, titos, jotas, canciones de trabajo, de amor, de fiesta, de boda… que, además de recordar cómo era antaño la vida rural, siguen expresando emociones y sentimientos muy profundos. “No se trata de reproducir un legado, sino de revisitarlo para volverlo actual. Se trata de cantar y contar, de redescubrir nuestra música de raíz, reelaborarla y, sobre todo, poder compartirla”. El dúo Tarna lo hace a fuego lento, escarbando en la tradición, aportando cada uno lo mejor de sí para que esos cantares resurjan vivificados e intensamente bellos.

Rodrigo Martínez (1982) y Diego Gutiérrez (1978) son muy distintos. Rodri es extrovertido y despistado; Diego más ermitaño y formal. Comparten espíritu solidario y un saber musical aprendido de los mayores. “Antes, en los pueblos, siempre se cantaba. Mi abuela Aurora, de Valdealiso, tiene 82 años y es una enciclopedia de canciones, muchas se las enseñaron su padre y su abuelo”, explica Rodri. Con ella grabó un disco en 2012, ‘Aurora’, en el que la abuela interpreta una mínima parte de su enorme repertorio, acompañada por su nieto a la gaita. También Diego recuerda que su abuelo “cantaba y tocaba la caña para acompañarse”.

Leer el resto de esta entrada »

David ‘Gufer’ en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

DAVID FERNÁNDEZ GUTIÉRREZ, ‘GUFER’
/ Pequeño empresario, ferretero, músico

DAME UN CHISME PARA…

“Mantenemos la forma campechana de despachar”, afirma este bajista rockero que relevó a su padre al frente de una ferretería en La Sal

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 13 de enero de 2018 en la última página de El Día de León)

Gufer, la ferretería entre doctor Fléming y doña Urraca, no es sólo un apretado y ordenado bazar colmado de artículos muy variados. “Tenemos un poco de todo, desde una punta a una churrera de aquellas de la abuela…”, dice David, el alma de este pequeño negocio que en tiempos de crisis, y pese a la competencia, ha logrado mantenerse y ampliar el local.

Abundan las ferreterías en el viejo barrio ferroviario y también los bazares chinos (hay uno justo al lado), pero a David no parece importarle. ¿Su secreto?: “Ofrecemos calidad (primeras marcas), servicio (puede venir cualquiera, sin saber muy bien lo que va a necesitar, y le asesoramos) y precio (es preferible ganar menos y que entre más gente)”. Todo el barrio lo sabe. Detrás del mostrador, David y su colega Javi (por las mañanas también está Noelia) atienden a los clientes con rapidez y viveza, preguntan, buscan la mejor solución al problema (un manguito, un ahuyentador de animales, un grifo, una herramienta, una cerradura…). Siempre se aprende algo de estas conversaciones, mientras se espera a la cola. “Ferretería de barrio, buenísima atención, pocas quedan de este tipo”, “Esmerada y profesional atención”, “Calidad y servicio profesional, se encuentra de todo al mejor precio”… son reseñas que se pueden ver en Google.

“Esta ferretería tiene casi 40 años y ha mantenido la forma campechana de despachar”, señala David. “Intentamos servir a la gente, entender sus necesidades, tratarla bien, tener paciencia. Mi padre decía que hay que estar agradecido al que entra por la puerta, que es el que te da de comer. Cuesta mucho hacer fiel un cliente”.

Leer el resto de esta entrada »

Juan Mayoral en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JUAN MAYORAL
/ Prestidigitador, creador de trucos

EL SUEÑO DE LA MAGIA

Ha saboreado el mejor éxito dentro de su profesión: alcanzar la meta más alta dentro del anonimato. Y no se le ha subido a la cabeza

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 16 de diciembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Pongamos que hay cien magos importantes en el mundo. Y que uno de ellos vive y pasa desapercibido en León. Se llama Juan Mayoral y desde 2004 es el responsable de que los mejores ilusionistas del planeta pasen por esta ciudad en navidad. Un sueño cumplido. “Los magos nos conocemos todos, somos una familia. Sé lo que ha inventado cada uno, porque los trucos tienen autor”.

Juan Mayoral (León, 1958) fabricó sus primeros trucos con nueve o diez años. Había visto actuar a un mago en el colegio y ese día supo que quería ser profesional. Su hermana le regaló un libro de magia, y empezó a crear sus artilugios y a cultivar secretos. Siendo adolescente ya actuaba en discotecas, colegios, salas de fiesta, asilos de ancianos… Cuando terminó el COU, pese a oposición de la familia, dejó de estudiar para iniciar su gran carrera autodidacta. Se puso un nombre artístico: Alex el Mago. Alcanzó cierta fama… Y de pronto desapareció, dejando un halo de misterio.

Durante veinte años, o más, sus admiradores le perdieron la pista. Pero Juan Mayoral seguía aquí, en su casa del Barrio Húmedo, creando trucos y viajando en solitario por los cinco continentes, actuando y dando conferencias en congresos internacionales de magos, para vender sus creaciones a los mejores profesionales. “Me ha ido muy bien. El mercado de la magia es mundial. Hay grandes magos, no son muchos, pero también hay millones de aficionados que te compran los trucos”. Para llegar ahí tuvo que formarse en distintas disciplinas: teatro, química, mecánica, electrónica, psicología… “Entiendo de muchas cosas que sirven para la magia, me he formado preguntando, asesorándome con personas que saben. Conservo un maletín pequeño, con los trucos que fabriqué de niño. Viajo con él. Cuando doy conferencias, al final muestro esos objetos y explico que en ese maletín se encuentra el secreto de la magia. Porque, en la infancia, la cantidad de energía que uno deposita en un sueño es la semilla de lo que uno va a ser en su vida”.

Leer el resto de esta entrada »

Sabine Dahrendorf en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

SABINE DAHRENDORF
/ Bailarina y coreógrafa

LA VIDA EN DANZA

Aunque nació en Alemania, León es una de las tres ciudades de su vida, un lugar “donde todo es posible”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 2 de diciembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Cuando Sabine me invita a uno de los cinco módulos de danza que va a impartir este curso en la Universidad de León, no lo dudo. El taller tiene lugar en La Pequeña Nave, cuartel general de los artistas de circo-teatro más colaborativos de la ciudad. Hay veinte personas apuntadas, una de ellas ciega, y solo dos son hombres, aunque, como bien comenta alguien antes de empezar, “aquí no hay géneros”.

“Según cómo vivimos (contexto, experiencia, personalidad, peculiaridades…) así nos movemos”, comienza diciendo Sabine. El primer ejercicio consiste en “sentir lo que uno siente, cerrar los ojos, escuchar lo que puede emerger de ahí para, poco a poco, ser capaz también de sentir al otro, a los otros que están al lado, y abrir puertas o caminos entre los cuerpos de los demás con muchísimo respeto”, como susurra Sabine. La respiración, el pulso, los distintos ejercicios (plegar/desplegar, concentrar/expandir, enroscar/desenroscar…) conducen sin darse cuenta a explorar y descubrir movimientos, a llenar el cuerpo de sensaciones, a fluir con suavidad, y confluir, percibir, encontrarse… Sabine trabaja a partir de la interioridad y avanza hacia la interacción (escuchar, compartir, respetar la experiencia del otro…). Y yo descubro que para la danza y el movimiento no hay edad, como dice ella: “Cada uno tiene que encontrar su verdad, su manera de expresarse, y seguir buscando lo que resuena en nosotros”.

Leer el resto de esta entrada »

Ernesto Rodera, con su lápiz, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ERNESTO RODERA
/ Dibujante, columnista gráfico

LA VIDA EN UNA VIÑETA

“El humor tiene que ver con el miedo, es desesperación siempre”, dice este maestro de la sátira que se dedica a “crear opinión”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 18 de noviembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Llega unos minutos antes de tiempo, con pantalones de chándal y su chupa de cuero negro. “Tengo yoga dentro de dos horas”, avisa. “Empecé hace un mes y todavía no consigo relajarme, ni con el yoga ni con nada”. Charlamos y bebemos té, mientras cuenta que también va a nadar todos los días a mediodía, menos los viernes, que tiene tertulia en la radio, en la Ser. “Cuando empecé a correr, hace cinco años, me di cuenta de que el deporte es muy aburrido, pero hay que hacerlo porque es bueno”. De aquellas primeras carreras salió un libro: “La obligada compañía del corredor en círculos” (Ed. menoslobos), a partir de las reflexiones que iba anotando en un blog. Ahora escribe frases en Twitter y ya lleva más de cinco mil.

Rodera (León, 1966) es como una enciclopedia: puede hablar de cualquier cosa con datos, se sabe anécdotas, citas, frases y diálogos de películas, y hasta capítulos enteros de los Simpson… en español y en inglés (esto último no se lo he preguntado, pero estoy segura). Afirma que es “el tipo con más tiempo libre del mundo” pero dedica 24 horas al día a estar informado, para dibujar al menos una viñeta al día. “La mayoría de lo que sé no me sirve para nada. Pero para hacer crítica con humor hace falta mucha información”.

Leer el resto de esta entrada »

María Jesús Albaladejo Fresnadillo, ‘Chusa’, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MARÍA JESÚS ALBALADEJO FRESNADILLO
/ Enfermera y periodista

POR EL MUNDO ADELANTE

Como enfermera ha trabajado en zonas en guerra y ha vivido la fuga de refugiados hacia Europa. Como periodista le gustaría hacer más…

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 4 de noviembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Viajera independiente, enfermera y periodista, Chusa (como la llaman sus amigos) lleva más de quince años viviendo entre León (donde nació en 1982), Barcelona y el Mundo, y aquí la palabra Mundo abarca distintos países de Europa, América, Oriente Medio, Asia Central, norte y oeste de África… “Lo mejor de la vida es la amistad. Y cuanto más viajas, más personas y cosas bonitas conoces. Tengo un mapamundi sobre la cama y siempre pienso que no me va a dar tiempo a verlo todo”, dice. Habla inglés, italiano, portugués y catalán. “Estudié árabe unos meses pero no podría comprar un chicle en ese idioma”. Se define como curiosa, sociable, cabezota… y la rutina le resulta “demoledora”.

“Me parezco bastante a la persona que quería ser de pequeña. Crecí viendo el hospital, donde mi padre fue celador y auxiliar. Y mi madre es super cuidadora, trabaja en casa, cuida ancianos. Uno de mis abuelos murió joven, porque no había un sistema sanitario fuerte. Mi abuela materna fue refugiada, recorrió España sola. Mi otro abuelo era republicano, estuvo en la cárcel. Ellos me contaban historias de la guerra, y el tema de las injusticias, de la arbitrariedad… siempre estaba ahí”.

Leer el resto de esta entrada »

La esquiadora María Martín-Granizo Ferreiro, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MARÍA MARTÍN-GRANIZO FERREIRO / Esquiadora

PASIÓN POR EL DEPORTE

Su cara de felicidad cuando esquía “a toda pastilla” lo dice todo. María es una fenómena que rompe barreras… “¡A fuego Leita!”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 21 de octubre de 2017 en la última página de El Día de León)

A sus once años, María Martín-Granizo Ferreiro (León, 2006) puede presumir de ser la primera esquiadora española con discapacidad que compite en la Copa Cordillera Cantábrica y en el circuito alpino Audi Quattro Cup “de forma inclusiva”, es decir, con esquiadores que tienen dos piernas. Aunque María solo tenga una, eso nunca ha sido un problema para ella, todo lo contrario, le ha servido de acicate. “Como dice mi hermano Rodrigo, en vez de minusvalía tengo masvalía”, apunta con una enorme sonrisa. “Me encanta esquiar desde bien pequeñita, soy súper rápida… Y aunque no quede la primera, no me importa, porque mi premio es pasarlo bien, romper barreras y enseñar a otros a que pueden hacerlo”. Cuando tiene que ir a una carrera dice que se despierta “con un humor de perros, pensando en si va a hacer buen día o si la nieve estará en buenas condiciones”. Sin embargo, no es éste el único deporte que la apasiona. María aprendió a andar en bici con seis años y también practica natación, surf, patinaje en línea y este año se ha apuntado a kárate con su hermana.

Sabe que todo se lo debe a sus padres, Rafa Anel y Natalia, fanáticos de los deportes de montaña. “Ellos son muy divertidos y siempre me han animado a hacer cosas y a no tener miedo por ser diferente. Empecé a esquiar a los cinco años y de pequeña no podía competir con niños de dos piernas. Así que me puse a entrenar duro para poder hacer lo mismo que Cecilia, mi hermana melliza, y mis padres convencieron a la Federación para que pudiera competir en las mismas condiciones que el resto”. Desde hace cinco años María forma parte del Club Deportivo Leitariegos, el único Club inclusivo de esquí que existe en España. “Me han apoyado muchísimo: los del Leita, donde mi tío Julio Anel es entrenador, y los del equipo de la ‘Fundación También’, de la que Irene Villa y Teresa Silva son miembros destacados. Todos son súper majos conmigo y me han ayudado a superarme. Y mi tío Isaac, fisioterapeuta, que me cuida y me da masajes todas las semanas”.

Leer el resto de esta entrada »

Mónica Jorquera, con su violonchelo (y una de las muñecas de su proyecto-exposicón “Trazos de memoria”), en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MÓNICA JORQUERA

LA INQUIETUD CREATIVA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 7 de octubre de 2017 en la última página de El Día de León)

“Si tuviera que salir de casa corriendo, por un incendio… me llevaría el chelo, sin duda”. Mónica Jorquera (León, 1987) concita en sí dos pasiones: la música y las artes plásticas, de forma innata y vocacional. Su padre, Francisco, es médico; su madre, Manuela, técnico de laboratorio. “En mi familia nadie toca ni la pandereta, aunque mi madre pinta en plan amateur y es súper creativa a la hora de resolver problemas. Lo de la música lo tuve claro desde pequeña. También me gustaba leer y escribir cuentos. Pero lo del arte es algo que he ido conquistando”, explica. De hecho, su exposición ‘Trazos de memoria’, que hasta el 15 de octubre se puede ver en la galería Ármaga, además de belleza y fuerza poética contiene un relato: el de una niña que se marchó de su pueblo y, al volver, intenta reconstruir la casa de los abuelos a base de sus recuerdos infantiles. “Yo no tengo pueblo, es algo que echo de menos. Y el tema de la familia y el hogar me persigue desde mi primera exposición en 2014, lo he asumido y es algo sobre lo que quiero seguir trabajando”.

Se define como inquieta, muy curiosa y con mucho nervio: “Por dentro soy un torbellino”. Estudió diez años de violonchelo (grado medio) y cursó Bellas Artes en Salamanca, donde sufrió “un bloqueo terrible” y los profesores Pepe Fuentes y Concha Sáez le ayudaron a saber por dónde tirar. Completó la carrera con un Máster de Grabado en Castellón, empezó a explorar nuevas técnicas (como el grabado sobre barro) y, cuando regresó a León para desarrollar distintos proyectos con el colectivo Galbana (que fundó en 2008 junto a nueve compañeros de la Facultad), optó por cursar aquí el Ciclo Superior de Grabado en la Escuela de Artes. “Cuando terminé la carrera tuve una crisis de futuro. No es que nos prometiesen mucho a los de mi generación, pero no sabía que todo fuera tan difícil. Hice las prácticas de profesorado, descubrí que me encantaba dar clase, pero no me gusta nada cómo está planteada la enseñanza, así que descarté opositar”.

Leer el resto de esta entrada »

Alberto Díaz, con un ovillo de hilo de lana de oveja merina española y trashumante, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ALBERTO DÍAZ

AL HILO DE LA TRASHUMANCIA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 23 de septiembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Como actor, Alberto Díaz tiene un rostro muy reconocible. También es guionista y realizador. Pero detrás de su imagen pública se esconde un trabajador incansable y un emprendedor imaginativo. Aunque estudió Informática, lleva más de 30 años en el campo de la moda y la costura, que es lo que le da de comer, como asesor de grandes marcas nacionales e internacionales. También ha montado empresas de diseño y confección y se ha arruinado en varias ocasiones, pero siempre fue capaz de renacer de sus cenizas. “Me gustan los retos”, afirma. Cuando habla de su último proyecto, la plataforma ‘Made in Slow’, y de cómo ha logrado desarrollar un hilo de lana de oveja merina española único en el mundo, transmite pasión.

Fue en 2014 cuando Fito y María José, propietarios de La Somoza Bar-Gastronómico, le propusieron realizar una película para unas jornadas sobre la trashumancia. “Me puse a investigar, pero se me cayó el alma a los pies al ver cómo estaba el sector. Porque la trashumancia va a desaparecer, y con ella más de 800 años de cultura y biodiversidad”. Así que, en lugar de hacer la película, decidió emplear su energía en “inventar” algo para revertir la situación. Para ello contó con dos personas clave, Manuel Rodríguez Pascual, una eminencia en el tema, y Félix García, experto en mastines y careas, quienes le pusieron en contacto con pastores y ganaderos. “En España la lana de las ovejas merinas se vende muy barata a China y a Italia, no se trasforma en un valor añadido. Pero esa lana tiene una calidad excelente para hacer diferentes hilados”, explica. A partir de ahí, buscó cómo fabricar algo que no existía en el mercado: un “hilo de lana de oveja merina, española y trashumante”, con el que ha empezado a crear “productos con alma”, bajo criterios de sostenibilidad.

El objetivo final de ‘Made in Slow’ (madeinslow.com) es “reivindicar y recuperar la trashumancia, creando una serie de productos relacionados con la lana merina trashumante, dando valor a la misma y repercutiendo parte del beneficio en el pastor, para que de esta manera sea viable su oficio. ¿Qué hacemos? Visitar a los pastores, comprobar que son trashumantes o trasterminantes, y apalabrar la compra de lana. Todos los procesos industriales que intervienen en la fabricación del hilo se hacen en España”.

Leer el resto de esta entrada »

Fuencisla Gómez, con su perra galga Uma, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

FUENCISLA GÓMEZ ÁLVAREZ

JOYAS CON ENTRAÑAS

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 9 de septiembre de 2017 en la última página de El Día de León)

“De pequeña me las ingeniaba para inventar mis propios juguetes y ya entonces hacía pendientes, pulseras…”. Fuencisla Gómez (León, 1976) tiene claro que siempre le gustó hacer cosas con las manos. ¿Le viene de familia? “Mi tío es maestro carpintero, mi bisabuelo fue maestro fundidor, mi tía es pintora, mi madre hace grabado…”. La vida, sin embargo, le llevó por otros caminos antes de tener claro a qué quería dedicarse. Con 18 años se fue a Madrid, donde estudió Administrativo antes de trabajar en una compañía de transporte internacional. De ahí saltó a una de las principales productoras de televisión, Gestmusic, en la que estuvo siete años. “En esa época ya me había dado cuenta de que quería hacer joyería. Buscando alambres y piedras fui descubriendo tiendas viejas de abalorios y empecé a trabajar mis piezas, sin pretensiones, al tiempo que buscaba alguna escuela para aprender… pero tenía un horario de trabajo infernal y no pudo ser”. En un momento dado, Gestmusic le ofreció un traslado a Barcelona. Ella se lo pensó y optó por volver a León. Aquí encontró trabajo en una editora musical, State One. Cuando esta empresa tuvo un parón, se matriculó en el Centro de Oficios para aprender joyería. Y en 2012 montó su propio taller, ‘Moi Même’ (‘Yo Misma’), repartido en dos espacios, uno donde funde los metales y otro donde trabaja realmente, con su ‘astillera’ (mesa especial para joyeros, para lijar, pulir…), la ‘segueta’ (sierra de calar), limas, lastras, embutidora, banco de estirar… y un sinfín de herramientas.

Leer el resto de esta entrada »

Susi y Miguel Ángel Nistal Álvarez en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

SUSI Y MIGUEL Á. NISTAL

AMOR VERDADERO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 26 de agosto de 2017 en la última página de El Día de León)

Lo primero que sorprende de “Amor Verdadero Quesos y Vinos” es el nombre, pero, como sostienen sus dueños: “¿qué amor hay más verdadero que el del queso y el vino?”. Lo segundo es que esta tienda luminosa abriera sus puertas en plena crisis y haya logrado sobrevivir. Pero… ¿quién puede resistirse al encanto y buen hacer de los hermanos Nistal?

Susi nació en 1963 en Zacos, La Cepeda. Sus padres eran de allí, aunque se mudaron pronto a León y abrieron una carbonería en Los Cubos, pensando en un futuro mejor para sus hijos. Susi estudió Turismo, trabajó mucho en la hostelería, y vivió en Sevilla y Altea antes de volver a León, donde se casó y tuvo una hija, María (“lo mejor que he hecho en mi vida”). Emprendedora, montó una tienda de ropa, Betty Pop (“lo traía todo de Londres”), y un bar, el Lorca (“en honor al poeta”). Pero su verdadera pasión es la sumillería, que descubrió hace más de 15 años gracias a un curso en el restaurante Vivaldi. Aquello la empujó a sumergirse en los secretos del vino y durante dos años (2010 y 2011) logró clasificarse para la final de la ‘Nariz de Oro’, galardón que designa al mejor sumiller del país. Miguel Ángel, por su parte, nació en 1975, estudió Derecho y Empresariales en el ICADE (Madrid) y volvió a León para trabajar primero en la carbonería familiar y después en Antibióticos y Vitatene, como responsable de producción hasta 2010. “Mi trayectoria engaña, porque soy el tipo más de letras del mundo, lo que me gusta es leer”, dice. “Y también escribir”, apunta su hermana.

Leer el resto de esta entrada »

Sonia Pacho Luengos, en la última página de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

SONIA PACHO LUENGOS

KOSIKAS Y TELARES

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 12 de agosto de 2017 en la última página de El Día de León)

Chalecos sin mangas con mochila caparazón incrustada en la espalda, para ir en bici. Gabanes antimilitaristas de línea sastre. Abrigos que al echar la parte de arriba hacia atrás… se convierten en falda (“¿Por qué falda no para los hombres? ¿Por qué ropa de género?”). Todo muy funcional. Con muchos bolsillos y pistoleras con cremalleras bien puestas, para no perder las cosas… Así es la ropa que diseña Sonia Pacho. Prendas únicas, porque nunca le salen dos iguales, pero también prácticas, cómodas, cuidadas, distintas, con diferentes utilidades… y con un toque punk vintage muy singular.

Sonia llega con su perrito Chuquín en el bolso (“el pobrecito nació con una enfermedad y no puedo dejarle solo, voy con él a todas partes… ¡Parezco Paris Hilton!”) y lo primero que enseña es un portafolios con los diseños de su nueva colección, “No Number’, que parte “de la descontextualización de los campos de concentración” y para la que usará “esas telas a rayas con las que se forraban antes los colchones”. Está muy contenta con este trabajo. “Yo no quiero solo hacer ropa, sino crear, cambiar las formas de vestir, romper con la uniformidad”, apunta.

Leer el resto de esta entrada »

Marcos Cachaldora Rodríguez y Gonzalo Ordás Tascón, en la última página de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

GONZALO ORDÁS & MARCOS CACHALDORA

LA CONFLUENCIA DEL BLUES

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 1 de julio de 2017 en la última página de El Día de León)

Llevan la música en la sangre. Gonzalo Ordás y Marcos Cachaldora, “los galgos”. (“Nos gustan los perros y, si nos identificamos con uno, es con ese perro flaco tan sensible”). Dos guitarristas eclécticos, versátiles, creativos, independientes, en evolución permanente. Pero cuando se juntan… no hay otro dúo de bluesmen con semejante feeling. Se complementan a la perfección. Y si encima montan banda…

Leer el resto de esta entrada »

Manuel Alonso Ortega (Manuel AO), en la última página de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MANUEL ALONSO ORTEGA

ACTOR PERMASOCIAL

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 17 de junio de 2017 en la última página de El Día de León)

Como poeta, músico, performer… pero sobre todo como actor, dramaturgo y director teatral, Manuel AO lleva varios años involucrado en algunos de los proyectos culturales más interesantes que se vienen desarrollando en León.

Nacido en 1979, se crio en San Andrés del Rabanedo y fue un buen estudiante, hasta que le salió “la vena rebelde”. Ahora se arrepiente un poco de no haber hecho una carrera. Curioso como es, y con su capacidad para memorizar (“eso es técnica”, dice), le hubiera gustado estudiar ciencias, imagen, audiovisuales…. “Llevo afiliado a la ONCE desde que tenía once años. Tengo un 66% de discapacidad visual, aunque eso nunca me ha impedido llevar a cabo todo lo que me he propuesto”, advierte. Nadie lo diría, si no fuera por cómo acerca cualquier papel a sus gafas, para que sus ojos azules puedan leer. A los 18 años empezó a trabajar en la ONCE y ahí sigue, vendiendo el cupón frente al ambulatorio de La Condesa. ¿Cómo se ve la ciudad desde ahí? “Con los años la gente te conoce, te cuenta historias… y esa proximidad es lo que más me gusta. Y que el trabajo me deja tiempo para leer, escribir, pensar…”.

Leer el resto de esta entrada »

Irma Basarte Diez (Irma “la utópica”), presidenta de la Asociación de Amigos de los Palomares de León, en la última página de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

IRMA BASARTE DIEZ

ALAS A LA UTOPÍA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 3 de junio de 2017 en la última página de El Día de León)

“¡Que tengan que venir unos holandeses a reconstruir un palomar en León…!”. Irma Basarte Diez, o Irma “la utópica”, como la conocen sus amigos, sonríe mientras nos tomamos un café en la terraza del bar El Olvido, en su barrio (el Polígono X). Hace nueve años que abrió su blog “Un mundo feliz. La utopía del día a día”, como una atalaya desde la que dar cuenta de los sueños que merecen convertirse en realidad. Su propia utopía tiene que ver con la protección de los palomares, esas pequeñas construcciones dispersas en el paisaje sentimental de la provincia que también forman parte de nuestro patrimonio tradicional olvidado. “Antaño servían para criar pichón y para fertilizar la huerta con la ‘palomina’ (excrementos), pero ahora se caen a pedazos”.

Cuenta que nació en Zurich en 1969. “Mis padres se fueron muy jóvenes a trabajar a Suiza, pero regresaron en 1975”. Ella también empezó a trabajar pronto, mientras estudiaba Economía y Administración de Empresas, y así fue cajera en un supermercado, pasó por una compañía de seguros (departamento de siniestros), trabajó en una pizzería y llevó la contabilidad de varias empresas. A principios del 2000 la contrataron en un colegio profesional, donde sigue.

Cuando llega el buen tiempo, Irma planta verduras y tomates en la huerta familiar de Miguel Pastrana Bermejo, su pareja, en Santas Martas. Allí compraron hace años un minúsculo terreno con un palomar casi derruido. “Nos propusimos restaurarlo. Tenía un nido de cigüeña arriba, así que lo primero que hicimos fue poner dos nidos alternativos. Entonces, alguien nos denunció al Seprona. Ahí empezó todo. Contacté con el Instituto Leonés de Cultura, a ver si podían asesorarme sobre cómo proteger los palomares. Jesús Celis me ayudó mucho, y Concha Casado. Lié a todos los amigos y familia para reconstruir el de Santas Martas, aprendimos a hacer barro y a reciclar adobe… Y ahí está”, comenta con orgullo.

Leer el resto de esta entrada »

El maestro de papiroflexia y profesor de física, química y matemáticas Manuel Sirgo, en la última de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MANUEL SIRGO

ARTE ENTRE LOS DEDOS

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 20 de mayo de 2017 en la última página de El Día de León)

“No cortar, no pegar, solo plegar. Y además, partiendo de un papel cuadrado…”. La revista “Pajarita”, de la Asociación Española de Papiroflexia (AEP), dedica a Manuel Sirgo un número extraordinario, donde se recogen algunas de sus creaciones en papel, realizadas durante los últimos 17 años, que le han dado fama en Oriente y Occidente: el Escarabajo de Darwin, el Escarabajo Samurai, la Tarántula Goliat, el mosquito común…

Nacido en Valladolid en 1960, y químico de formación, Sirgo llegó a León en 1988, gracias a una beca de investigación. Y aquí se quedó. Desde hace 24 años da clases en el Colegio Divina Pastora. Por su trayectoria en la enseñanza, la Fundación de Escuelas Católicas le acaba de conceder uno de los 3 premios anuales que otorga a docentes de Castilla y León. Pero en lo que realmente destaca este profesor de física, química y matemáticas, al margen de su profesión, es en el arte paciente de plegar papel para crear figuras, un arte que en Japón llaman “origami” y en España “papiroflexia”. Y en el que Sirgo sobresale como creador de figuras complicadas, no sólo insectos de patas ultrafinas y largas antenas, también dragones, flamencos y otras zancudas, peces, artrópodos y toda una selección de bichos inimaginables que, a veces, rozan el realismo. A los insectos, en concreto, Sirgo los ha estudiado con paciencia de entomólogo. “Los que nos dedicamos a esto no somos fotógrafos ni escultores… Pero entomólogos de Cataluña me pidieron una vez figuras de insectos y comentaron que el nivel de acierto en la representación era casi del 90 por ciento”, comenta.

Leer el resto de esta entrada »

El artista y activista ambiental Diego Segura, en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

DIEGO SEGURA

UN HOMBRE LIBRE

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 6 de mayo de 2017 en la última página de El Día de León)

Como un “sherpa de nuevos caminos” le definen sus amigos. Diego Segura (Ceuta, 1943), pionero del naturismo y del ecologismo en los años 70, pasó su infancia en Marruecos, junto al mar, y su juventud en Barcelona. Con casi 40 años, en 1982, decidió dejarlo todo, profesión incluida, para instalarse en Genicera, en la montaña leonesa, y vivir de una manera distinta: en paz y armonía con la naturaleza. Allí creó el “Taller 7” que antes había experimentado en Cataluña, un lugar de encuentro y aprendizaje donde se impartían talleres de yoga, meditación, arquitectura biodinámica, agricultura ecológica, artesanías, oficios tradicionales… Su intención era crear “una comunidad ecológica de vida natural” que funcionó durante años de forma intermitente, ya que Diego acabó encontrándose solo durante los inviernos, demasiado fríos para las gentes que pasaban por el Taller. Pero este artista espiritual y multidisciplinar ya portaba un gran bagaje vital cuando se instaló en Genicera. Antes había trabajado en una empresa internacional, como diseñador de interiores, y había estudiado arquitectura. También practicó el naturismo vegetariano y se acercó a distintas filosofías: teosofía, antroposofía, rosacruces, budismo, taoísmo, no-violencia… “Pasé por todas ellas para conocerlas y aprender de sus esencias. Esto me permitió conocer personalmente a Krishnamurti, a Lanza del Vasto (discípulo de Gandhi y fundador de la Comunidad El Arca) y a otros muchos ejemplos vivos de compromiso vital para la construcción de un mundo mejor”.

Se considera una persona “sensitiva”, capaz de ver siempre un poco más allá y de “sentir el pulso, el latido profundo de la tierra cuando está viva”. También es un investigador preocupado por múltiples temas, no solo ecológicos y filosóficos, también políticos, urbanísticos, sociales y artísticos.  “Vas acumulando… y todo fermenta, eso fue lo que me pasó en Genicera, que desde el principio fue un refugio, un punto de llegada. Me pasó como al principito (el personaje de Saint-Exupéry) cuando se sube al asteroide. Allí todo es muy duro, sobre todo el invierno, pero es de verdad. La escarcha, el sol, la luna, el monte… todo rezuma vida”. En la montaña empezó a realizar sus obras artísticas, utilizando todo tipo de técnicas y materiales, hasta inaugurar su primera exposición en Pallarés, en 1987. “Creo que he sido artista desde chiquitillo. Pero fueron los amigos y la gente quienes me empujaron a mostrarlo. Casi todas mis obras son una reflexión sobre lo inmaterial”.

Leer el resto de esta entrada »

El adiestrador y educador de perros Félix García Rodríguez, con su carea Ico, en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

FÉLIX GARCÍA RODRÍGUEZ

EL SENTIDO DE UNA VIDA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 22 de abril de 2017 en la última página de El Día de León)

Con 14 años ya daba charlas en colegios y en la Sociedad Protectora de Animales sobre cómo cuidar a los perros. Ahora, a punto de cumplir los 50, Félix García es una de las personas que más saben de perros en León, sobre todo de mastines y de careas. Pero este adiestrador y educador de canes sigue aprendiendo, en especial de sus dos grandes maestros, Rafael Casado (especialista en comportamiento canino) y Víctor Casas (director del Centro del Lobo de Sanabria).

Su padre falleció cuando él tenía dos años, y fue su madre, Lourdes, quien sacó adelante a los cuatro hijos. De ella heredó la afición (“cinofilia”), aunque de pequeño no pudo tener perro. “Mi familia es de Cuadros, y mi madre, que se crió cuidando ovejas, contaba muchas historias de lobos y rebaños, de mastines y careas. Hablaba con pasión de todo eso”. La lectura voraz (Curwood, Jack London…) y los programas de Félix Rodríguez de la Fuente hicieron el resto. Le hubiera gustado estudiar Veterinaria, pero no fue posible. “Empecé a trabajar muy pronto, por necesidad”. Pasó dos años en Madrid, hizo la mili en la Legión (“para poder dedicarme allí a los perros”) y cuando volvió a León trabajó en muchos bares emblemáticos de la movida de los 80 y 90 (Prisma, KGB, La Fundación, El Toisón, El Berlín, el Desnivel…). “Por el día me dedicaba a los perros y por la noche al rock and roll. Conocí a toda la gente de aquellos años maravillosos, organicé conciertos… fue una buena experiencia”.

Leer el resto de esta entrada »

La filóloga Janick Le Men en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JANICK LE MEN

LA “MOLINER” DEL LEONÉS

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 8 de abril de 2017 en la última página de El Día de León)

Sorprende que Janick Le Men, que a la manera de María Moliner ha recopilado todo el léxico leonés de ayer y de hoy, sea francesa. Nació en 1950 en Tréguier (Bretaña), tierra de leyendas artúricas, y se define como “celta de pura cepa”. La fuerza de su carácter y su apellido lo testifican: Le Men significa ‘la piedra’ (término que se encuentra en palabras bretonas como ‘menhir’ o ‘dolmen’). Durante 21 años ha vivido dedicada a la realización de una obra monumental: el “Léxico del leonés actual”, un trabajo esforzado, riguroso y exhaustivo de rastreo, de vaciado de libros sobre el vocabulario de las comarcas leonesas, de disección filológica, de contraste con todo tipo de diccionarios de las lenguas peninsulares, y de comparación con el léxico de provincias colindantes y de otros territorios más alejados (Extremadura, Andalucía, Canarias…), donde quedan restos del leonés que se llevaron los segadores, pastores y emigrantes.

El primer tomo de esta obra de más de 4.000 páginas se publicó en 2002 (letras A-B), tras diez años de esfuerzo ímprobo. Y el sexto y último (letras R-Z) en 2012. “En realidad no es leonés ‘actual’, lo titulé mal cuando empecé”, advierte. “Debería titularse ‘Diccionario del leonés’, porque la mayoría de las palabras ya no están vivas, las hablas autóctonas van desapareciendo… y, como en un museo, se ponen ahí para que no se pierdan”.

Leer el resto de esta entrada »

La escultora astorgana Castorina en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

CASTORINA FRANCISCO

EMOCIÓN EN LA PIEDRA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 25 de marzo de 2017 en la última página de El Día de León)

En casa de la escultora Castorina, a las afueras de Astorga, se respira una paz inmensa. Ana M. Díez me cuenta, después de hacerle la foto, que ha pasado un rato entrañable con ella, tomando un té en la galería, charlando del arte y de la vida, rodeadas de gatos: “¡Qué mujer tan maravillosa! Está llena de vida y energía”. Sí, esta mujer sencilla y menuda es cariñosa, hospitalaria, vital, curiosa, siempre con ganas de aprender y compartir esa magia que a ella le brota de las manos y del corazón, y que le ha llevado a trabajar la piedra con un estilo único. “Siempre me dicen que tengo una energía especial. No sé de dónde la saco, pero procuro mantenerla”.

Leer el resto de esta entrada »

El fotoperiodista JM LÓPEZ en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JM LÓPEZ

UNA CÁMARA EN EL LADO OSCURO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 11 de marzo de 2017 en la última página de El Día de León)

Hace poco que llegó de Roma, donde todavía se pueden ver sus fotografías en la exposición “Upfront”, reivindicativa de los trabajos de 23 fotógrafos españoles y latinoamericanos que retratan la guerra en el mundo actual.

José Manuel López (León, 1971) cuenta que se hizo fotógrafo por casualidad. “Empecé Geológicas en Oviedo, no me fue bien y me apunté a un módulo de Fotografía. Cuando volví a León surgió la posibilidad de hacer prácticas en La Crónica y me quedé once años”. Hasta que llegó la crisis y el periódico empezó a echar gente. “Fui el primero de los fotógrafos despedidos, en 2009”.

Antes de eso ya había empezado a viajar a lugares en conflicto, como Afganistán, cuando cayeron los talibanes. “Siempre me gustó hacer reportajes, de todo tipo, no solo de guerra. Y aprovechaba las vacaciones para irme por ahí. Porque en un periódico al principio aprendes muchísimo… pero con los años acaba siendo un poco aburrido”. Un reportaje que le impactó fue la exhumación de restos de represaliados en el Pozo Grajero de Lario (1998). “Fue de esas pocas veces que notas que tu trabajo sirve para algo; y aquello sirvió para dar un empujón a las asociaciones de memoria histórica, para buscar a los desaparecidos en todo el país”. Por eso, cuando se quedó en el paro, no lo dudó: viajaría a donde nadie quiere ir, para contar lo que sucede.

Leer el resto de esta entrada »

Amando Casado en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Amando Casado en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

AMANDO CASADO

FOTÓGRAFO Y MOTERO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 25 de febrero de 2017 en la última página de El Día de León)

A los 12 años, Chicles May le regaló una cámara por completar un álbum de cromos. “Ahí empecé, soy autodidacta cien por cien”. Para tener su primera moto tuvo que esperar un poco más. Y cuando llegó el momento de ir a la mili, vendió la moto para comprar una cámara (con la que pronto se convirtió en el fotógrafo del cuartel). Amando Casado (San Andrés de Montejos, El Bierzo, 1959) se siente de Astorga, donde vive desde los 15 años. Estudió Maestría Industrial, empezó Ingeniería Mecánica… y se aburrió. “Me tiraban la foto… y la moto”. A su admirada Cristina García Rodero la conoció en los 80, “cuando ella venía a hacer fotos de los pendones de Castrotierra”. Ella fue su primera crítica, y además le recomendó un buen maestro, Michael Wray, con quien Amando aprendió técnicas de iluminación.

Leer el resto de esta entrada »

Kristine Guzmán en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Kristine Guzmán en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

KRISTINE GUZMÁN

ARQUITECTURAS DEL DESTINO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 11 de febrero de 2017 en la última página de El Día de León)

Hace trece años que llegó a León como coordinadora general del MUSAC. Aquí ha nacido su hija, que ahora tiene 9 años, y aquí le gusta vivir, junto a la Plaza del Grano, de la que se confiesa enamorada. “Es un lugar que parece congelado en el tiempo, espero que no la destrocen”.

Kristine Guzmán nació en Manila, islas Filipinas, en el cinturón de fuego del Pacífico. Tímida y autoexigente, lleva el arte y la ciencia en los genes: su bisabuela era actriz, su abuela pintaba acuarela china, y ella creció entre la clínica de su abuelo y la farmacia de su abuela. “Mi hermana mayor es neumóloga. Yo pensé hacer Medicina… y al final me decidí por Arquitectura”. En su país, propenso a terremotos y tifones, esa carrera en la que se licenció en 1996 se enfoca como algo muy práctico. “Te enseñan a edificar, pero no a pensar en otras formas de construir para mejorar la vida de la gente”.

Leer el resto de esta entrada »

La Pequeña Victoria Cen en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

La Pequeña Victoria Cen en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

LA PEQUEÑA VICTORIA CEN

ACRÓBATAS DE LA VIDA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 28 de enero de 2017 en la última página de El Día de León)

La pasión por el circo y las artes del cuerpo, junto a una apuesta convencida por la interacción con otras artes escénicas (teatro, poesía, danza, música…), unieron en amistad hace diez años a Víctor Martínez, Elena Cennerelli y Pablo Parra. Por separado son tres artistas muy flexibles, cada uno con su trayectoria. En 2010 confluyeron en la compañía leonesa Cirkofrénicos, con otros cuatro colegas. Y en 2013 se decidieron a dar un triple salto y montaron La Pequeña Victoria Cen, un nombre juguetón que surge a partir de sus tres nombres (Pablo, que significa “pequeño”, Víctor y Cennerelli).

Hace tres años se asentaron en La Pequeña Nave, su lugar de entrenamiento, ensayo y creación. En ese espacio de casi 200 metros cuadrados y 7,5 metros de altura, ubicado en la avenida Miguel Castaño, han montado además la primera y única Escuela de Circo de León. Allí enseñan las técnicas de las telas aéreas, entre otras especialidades (acrobacias, equilibrios sobre objetos, malabares…) para las que, según afirman, no hay edad. “Tenemos alumnos desde los 8 años hasta cerca de los 60. Empezamos con 20 personas y ahora son 40”.

Leer el resto de esta entrada »

Carlos Pérez-Alfaro en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Carlos Pérez-Alfaro en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

CARLOS PÉREZ-ALFARO

FARO DE MIL CAUSAS

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 14 de enero de 2017 en la última página de El Día de León)

“Llevo 50 años haciendo cosas”, reconoce Carlos Pérez-Alfaro (León, 1948), luchador antifranquista en su juventud e hiperactivo activista social y cultural desde siempre y hasta ahora. “Muchas veces he querido parar, para llevar una vida más reposada, pero al final algo me engancha y vuelvo a estar metido en berenjenales”. El último, la revista de poesía FAKE, rompedora y exquisita, que ya ha recibido algún reconocimiento internacional y que en abril se presentará en la universidad francesa de Tours. Sin embargo… Carlos puede ser muchas cosas, pero no un poeta. ¿Cómo ha llegado ahí?

Mientras tomamos un té en su piso con vistas (grande, práctico, acogedor, en cuyas paredes se despliegan las obras y cuadros de sus amigos y de su vida), me enseña su “curriculum de rojerismo”: dos folios de letra pequeña que sería imposible resumir aquí, por falta de espacio. En él cuenta que procede de una familia riojana en la que hubo represores y represaliados. “Mi padre y su hermano menor fueron esclavos del franquismo, primero presos y luego construyendo carreteras. Al final mi padre fue desterrado y por eso nací aquí”.

Leer el resto de esta entrada »

Violeta Serrano en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Violeta Serrano en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

VIOLETA SERRANO

A LA COLA DE LA OPORTUNIDAD

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 31 de diciembre de 2016 en la última página de El Día de León)

“Irte de España te cambia totalmente… Cuando te ves tan lejos le perdés el miedo a todo, te atrevés con lo que sea. A veces pienso que ya no hay forma de volver, aunque hay cosas allá que se están poniendo feas…”. Violeta Serrano, escritora y periodista cultural, es una joven leonesa afincada en Buenos Aires, adonde llegó en 2013 con una maleta llena de incertidumbres. Ha sido un reto difícil, ha trabajado duro y no le ha ido mal, aunque ignore si el camino tendrá vuelta. Aprovechando sus vacaciones navideñas en León, la entrevistamos antes de la presentación de su primer poemario (editado allá) en el bar Belmondo. “Camino de ida” se titula su libro, en el que explora los límites del desarraigo.

Leer el resto de esta entrada »

Miguel Escanciano en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Miguel Escanciano en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MIGUEL ESCANCIANO

UNA MENTE INQUIETA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 18 de diciembre de 2016 en la última página de El Día de León)

Desde los 70 ha formado parte de ese bullir activo y creativo de la ciudad en múltiples campos: como actor, cantante, diseñador, pintor, poeta, gestor cultural… Y aunque ahora viva casi recogido, su espíritu autodidacta le ha llevado, a lo largo de los años, a explorar distintas maneras de expresarse para intentar dar a los demás lo mejor de sí mismo. Elegante y sentimental, crítico y conciliador, a su manera siempre ha sido un rebelde, una mente inquieta.

Miguel Escanciano (León, 1953) cuenta que nació “con una estrella revolucionaria en la cabeza”, ya que vino al mundo el mismo día (26 de junio) en que se inició la Revolución Cubana. De su padre, que era militar “con una gran humanidad y muy protector”, recibió una educación “estricta, severa”. Y de su madre “aliento y apoyo” para desarrollar su trabajo artístico. Recuerda que le encantaba pasar horas en el estudio de su tío, el pintor Luis Estrada. Y que, siendo el menor de seis hermanos, tuvo una infancia feliz.

Leer el resto de esta entrada »

Pepe Tabernero en la última de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

Pepe Tabernero en la última de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JOSÉ LUIS TABERNERO CURTO

ABRIR VENTANAS AL MUNDO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 4 de diciembre de 2016 en la última página de El Día de León)

Es el principal responsable de que, desde hace 26 años, la Universidad de León (ULE) cuente con una de las mejores programaciones culturales estables de la ciudad. Músicas del mundo y de todos los estilos, buen cine independiente en versión original, de ese que no llega a las salas comerciales, teatro alternativo y experimental, talleres de creación y formación artística, exposiciones y proyectos de artistas locales, nacionales e internacionales… Todo eso se conjuga semana a semana en el campus leonés y, sobre todo, en El Albéitar, un espacio que funciona como sala alternativa abierta a todos los ciudadanos. Desde ahí, Pepe Tabernero y su equipo intentan fomentar la afición a esa cultura viva “que nos aporta interrogantes sobre las cosas que están pasando” y que a veces resulta difícil de digerir. “El arte, aparte del goce estético, tiene que conmover, conmocionar, remover las entrañas… y eso cuesta. Como decía Pasolini: lo que no cuesta esfuerzo es entretenimiento”.

Leer el resto de esta entrada »