El adiestrador y educador de perros Félix García Rodríguez, con su carea Ico, en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

FÉLIX GARCÍA RODRÍGUEZ

EL SENTIDO DE UNA VIDA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 22 de abril de 2017 en la última página de El Día de León)

Con 14 años ya daba charlas en colegios y en la Sociedad Protectora de Animales sobre cómo cuidar a los perros. Ahora, a punto de cumplir los 50, Félix García es una de las personas que más saben de perros en León, sobre todo de mastines y de careas. Pero este adiestrador y educador de canes sigue aprendiendo, en especial de sus dos grandes maestros, Rafael Casado (especialista en comportamiento canino) y Víctor Casas (director del Centro del Lobo de Sanabria).

Su padre falleció cuando él tenía dos años, y fue su madre, Lourdes, quien sacó adelante a los cuatro hijos. De ella heredó la afición (“cinofilia”), aunque de pequeño no pudo tener perro. “Mi familia es de Cuadros, y mi madre, que se crió cuidando ovejas, contaba muchas historias de lobos y rebaños, de mastines y careas. Hablaba con pasión de todo eso”. La lectura voraz (Curwood, Jack London…) y los programas de Félix Rodríguez de la Fuente hicieron el resto. Le hubiera gustado estudiar Veterinaria, pero no fue posible. “Empecé a trabajar muy pronto, por necesidad”. Pasó dos años en Madrid, hizo la mili en la Legión (“para poder dedicarme allí a los perros”) y cuando volvió a León trabajó en muchos bares emblemáticos de la movida de los 80 y 90 (Prisma, KGB, La Fundación, El Toisón, El Berlín, el Desnivel…). “Por el día me dedicaba a los perros y por la noche al rock and roll. Conocí a toda la gente de aquellos años maravillosos, organicé conciertos… fue una buena experiencia”.

En 1986 se metió de lleno a revitalizar la Asociación Canina Leonesa, de la que es secretario. Empezó a viajar, a organizar concursos de mastines, exposiciones internacionales caninas, y a volcarse en la investigación y recuperación del carea leonés (perro de Aqueda), una raza que en 2016 fue reconocida como autóctona y que debe su razón de ser al pastoreo. “Ya casi no hay pastores y para evitar que desaparezca el carea hay que darle un futuro. Como perro de salvamento, o para detección de sustancias por el olfato puede ser muy útil”. Félix sabe que “la selección puramente estética acaba destrozando las razas”. Por eso el mastín sigue existiendo en León y Zamora. “Mientras siga habiendo lobos habrá mastines, y viceversa, a diferencia de otras zonas donde el lobo desapareció. Pero el lobo está resurgiendo y cada vez hay más demanda de mastines… Claro que el que corre peligro de desaparecer es el pastor, y si desaparece él, también lo harán los perros”, sentencia.

A finales de los 90 empezó a colaborar en documentales (con Chus Domínguez, Víctor Casas…) y a preparar perros para películas. Félix tiene ahora mismo dos careas, Ico e Ita. Con el primero (el de la foto) ha estado hace poco en Navarra, en el rodaje de una película sobre el Quijote que Terry Gilliam (de los míticos Monty Python) lleva 17 años intentando realizar. Con sus perros ha participado en “El reino de los cielos”, de Ridley Scott, y en distintos filmes de Milos Forman, Sánchez Arévalo, José Luis García Sánchez y Agustín Díaz Yanes (“Alatriste”, con Viggo Mortensen, a quien Félix regaló un cachorro de carea en 2006), entre otros directores.

Se define como un coleccionista “maniático” de libros, fotografías antiguas, “carrancas” (collares de los mastines), relatos sobre perros y lobos… Su biblioteca y su archivo caninos son “de los más extensos que se puedan encontrar”. Además, lleva más de 25 años colaborando y dando cursos y clases prácticas de Etología y Etnología canina en la Facultad de Veterinaria. No para. Ahora mismo está preparando el “Carea 17” (del 19 al 21 de mayo), organizado por la Junta Vecinal de Cerezales del Condado y la Fundación Cerezales, tras el éxito rotundo de la primera edición en 2016.

Le pido un consejo: “No tener un perro por capricho, preguntarse para qué lo quieres. De una mala elección pueden venir muchos problemas…”.

Anuncios