Adrián Abril nos ha hecho este “teaser” del espectáculo poético-musical “Cuéntame la verdad, sí. Pero a ver cómo me la cuentas”, que pusimos en escena Chefa Alonso y yo misma (Eloísa Otero) en la cripta de Cascalería (León), el pasado mes de julio de 2018, dentro del programa “Roma en el espejo” (y que estrenamos el pasado mes de marzo en tres capitales de Castilla y León —Burgos, Valladolid, Segovia— con la Fundación Jesús Pereda).

Anuncios

Proyecto Marco en el bar St Martino (León).

#ProyectoMarco en el St Martino:

Este sábado 3 de noviembre, con la ayuda del pintor Juan Rafael Murciego (que está ahí siempre, apoyando) y del amigo Chisco, ha quedado colgada en las paredes del bar St Martino StMartino (en la Plaza de Santo Martino, León) la exposición abierta y en proceso PROYECTO MARCO, para disfrute de pinturillas grandes y pequeños y de cuantos quieran acercarse estos días a pintarrajear, cortar y pegar, poner una foto o dar en el blanco.

En ella hay sobre todo marcos de fotos, alrededor de una treintena, algunos con cosas dentro, algunos vacíos… Solo hay que llenarlos…. Para ello, únicamente tienes que poner algo tuyo en un marco vacío…

Proyecto Marco en el bar St Martino (León).

La primera idea (que se me ocurrió hace dos días tomando una caña en la chiscoteka, como una manera de hacer algo con un montón de marcos de fotos que había en casa de mis padres)  era poner simplemente los marcos vacíos sobre la pared, sin fotos ni imágenes, para que la gente pudiera intervenir en ellos. Decidimos colgar uno o dos ya preparados, a modo de muestra o señuelo. Pero en cuanto Rafa y yo nos pusimos a dibujar y a recortar imágenes… me disparé y hube de obligarme yo misma a parar. Total, que a la hora de colgar los marcos para la exposición abierta este sábado, más de la mitad ya estaban cubiertos, y una niña y varios amigos aportaron también sus granitos de arena.

En los próximos días, si se van cubriendo los pocos marcos que al final han quedado disponibles, pondremos un punto blanco en aquellos primeros marcos (ocupados por nosotros desde el inicio de la exposición) susceptibles de ser intervenidos con imágenes plásticas vuestras. También cabe la opción de que podáis aportar o fabricar vuestros propios marcos llenos o vacíos a la exposición…

PROYECTO MARCO / ST MARTINO

Este sábado 3 de noviembre de 2018, colgaré con la ayuda del pintor Juan Rafael (que me ayuda siempre), en las paredes del bar St Martino (en la Plaza de Santo Martino, León), la exposición abierta y en proceso PROYECTO MARCO, para disfrute de pinturillas grandes y pequeños y de cuantos quieran acercarse estos días a pintarrajear, cortar y pegar, poner una foto o dar en el blanco.

Preparando Proyecto Marco en casa.

Teresa Gancedo posa con Eloísa Otero el día de la inauguración de su exposición en el MUSAC, el pasado 27 de octubre de 2018.

En el marco de la exposición retrospectiva que el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) dedica a la pintora Teresa Gancedo, la poeta y periodista Eloísa Otero abre este martes 30 de octubre de 2018, a las 19 horas, las visitas guiadas “Poesía como pintura”, que tendrán lugar en la sala 3 del museo leonés. En diferentes martes, hasta el mes de enero, desfilarán por la exposición otros cuatro poetas leoneses dentro de este mismo programa: Jorge Pascual, Antonio Colinas, Tomas Sánchez Santiago y Mareva Mayo. La participación en estos encuentros es gratuita hasta completar el aforo.

La obra de Teresa Gancedo ha suscitado siempre mucho interés entre los poetas, escritores y críticos de arte que se han ocupado de ella. No hay que olvidar que la propia artista tuvo su primera exposición en la Sala Provincia de León de la mano de su entonces director, Antonio Gamoneda.

Para hacerse eco de este interés que la pintura de Teresa Gancedo ha despertado en distintas ramas de la literatura, su exposición en el MUSAC contará con visitas guiadas llevadas a cabo por poetas que la analizarán desde su perspectiva y subjetividad y, sobre todo, descubrirán el halo poético que la anima.

Todas las actividades tendrán lugar a las 19:00 h en la Sala 3 del MUSAC. Actividad gratuita.

Eloísa Otero durante la visita poética a la exposición de Teresa Gancedo en el Musac. Foto: Jesús Rero Rero.

:: POESÍA COMO PINTURA

Programa y participantes:

Martes 30 de octubre, a las 19:00 h
Con Eloísa Otero

Martes 6 de noviembre, a las 19:00 h
Con Jorge Pascual

Martes 4 de diciembre, a las 19:00 h
Con Antonio Colinas

Martes 18 de diciembre, a las 19:00 h
Con Tomás Sánchez Santiago

Martes 8 de enero de 2019, a las 19:00 h
Con Mareva Mayo 

Más información:

Antonio Gamoneda, Teresa Gancedo y el director del MUSAC, Manuel Olveira, durante el encuentro mantenido el domingo 28 de octubre en el museo, con motivo de la inauguración de la exposición. Fotografía: Miguel Ángel Fernández Cardo.

Foto: Isabel Medarde.

Foto: Isabel Medarde.

Foto: Teresa (León Literario)

 

Dossier sobre las revistas leonesas de poesía y creación más significativas de los últimos 70 años, realizado con motivo de una “Muestra de revistas leonesas” en el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC), en abril de 2014, dentro del ciclo “Nombrando el porvenir. Encrucijada de poetas” —comisariado por Eloísa Otero, Víctor M. Díez y Vicente Muñoz—.

Las revistas seleccionadas son doce: Espadaña, Claraboya, Yeldo, Barro, Cuadernos leoneses de poesía, Alcance, Margen, El signo del gorrión, Vinalia Trippers, Azul Eléctrico, The Children’s Book of American Birds y Meando contra viento.

Los textos del dossier son de Eloísa Otero y la maqueta de Rafa Murciego.

— — —
TERESA GANCEDO

Todo es pintura

Libro catálogo sobre la pintora leonesa afincada en Barcelona TERESA GANCEDO, en el que se resume la trayectoria de su trabajo creativo.

1ª Edición de autor. Con diseño y maquetación de Eloísa Otero y Juan Rafael.

León, 2017.

Tirada en papel: 50 ejemplares.

Dentro de UROGALLO, III Festival de Poesía Expandida, impartiré un Taller de Haikus el próximo sábado, 20 de octubre de 2018, a las 12 horas, en la Biblioteca del MUSAC (León).

ELOÍSA OTERO
Taller de creación de “Haikus”

Día: 20 de octubre
Hora: 12:00
Lugar: MUSAC. Biblioteca
A partir de 12 años 

OJO: Para participar en este taller gratuito hay que enviar un correo electrónico con los datos (nombre, edad, profesión o actividad…) a: tallerdehaikusurogallo@gmail.com
Se seleccionará a las primeras 15 personas que envíen un mensaje solicitando participar, y todas recibirán respuesta afirmativa, en ese caso, o negativa en el caso de que se sobrepasen las 15 plazas.

Bosque S/T (2018) del pintor leonés Juan Rafael.

— — —

Hace frío en el poema. Tanto como en esta casa vacía,
tiempo de cáscaras en esta penumbra
donde el ojo zozobra,
pero tú me dices: alma mía,
tú quieres vivir todo lo posible
mientras mi cuerpo se rompe,
alma mía.

Hace frío en mi cabeza. Tanto como en ese abismo
sin última flor,
sin alas, sin respiro,
donde mi corazón se acelera con miedo negro.

En la desolación de lo real
busco palabras para prender una pequeña llama
en este poema
escalofriado
pero la voz naufraga
y se diluye.

El poema no dice lo que se piensa. No expresa.
El poema se coloca a la intemperie.
Nieva.
Las palabras se duermen de frío.
Las palabras.

ELOÍSA OTERO

Articulo de Marcelino Cuevas publicado en Diario de León, el 23 de septiembre de 2018.

Orgullosa de Juan Rafael, mi compañero.

Eloísa Otero en casa de Lidia Kowalska, en Brimeda (León), verano 2018. © Fotografía: Eloy Rubio Carro.

¿Pero quién es Lidia Kowalska? La respuesta (una de ellas), AQUÍ

Chefa y Elo durante el recital en la cripta. © Dibujo: Guadalupe (aka G10A).

Así nos dibujó mi sobrina Guadalupe (aka G10A) a Chefa Alonso y a mí, durante el recital que el pasado 14 de julio cerró la programación del ciclo “Roma en el Espejo” que cada verano coordina Víctor M. Díez y que tiene lugar en la cripta romana de la calle Cascalería, en León.

Eloísa Otero en una fotografía de Jesús R. R.

Este jueves 14 de junio, a las 21 horas, la galería Ármaga estrena los encuentros poéticos “Poesía y Vino”.

“No pretendemos que estos encuentros sean un acto multitudinario sino una reunión informal de amigos y amigas, en torno a la poesía, con una copa de buen vino en la mano. Abrirá esta primera sesión la poeta y amiga Eloísa Otero”, apunta Marga Carnero, directora de la galería.

Creo que este es mi primer poema publicado. No lo recordaba, y tampoco conservo ningún ejemplar del primer y único número de la revista ASCUA, que promovió Juan Carlos Yago en 1981, cuando yo cursaba 1º de Filosofía y Letras en la Universidad de León (antes de irme a “estudiar” Periodismo a la Complutense). Me lo ha enviado Miguel Salguero, y ha sido una sorpresa.

Eloísa Otero en el IES Álvaro Yáñez de Bembibre (León).

La semana pasada, el martes 17 de abril, estuve con el profesor y escritor José Manuel de la Huerga en el IES Álvaro Yáñez de Bembibre (donde imparte clases de inglés este año Alba Flores Robla, último premio Adonáis con su libro ‘Digan adiós a la muchacha’) para dar una charla sobre literatura, poesía, periodismo y escritura, dentro del programa “Rumor de Poesía” que coordina José Manuel en el marco del proyecto EL DUERO LEE.
Desde aquí damos las gracias tanto Alba como a María la profe de Literatura (que nos enseñó los trabajos realizados por los alumnos, algunos muy buenos, a partir de la antología de poemas y artículos periodísticos que les enviamos semanas antes), a la directora del insti y al resto de los profesores de Lengua y Literatura. Los estudiantes se mostraron atentos y lanzaron buenas preguntas.

Eloísa Otero en el IESO Conde Sancho García de Espinosa de los Monteros (Burgos), con alumnos de 1º y 2º.

Este miércoles 25 de abril la sesión fue en el IESO Conde Sancho García de Espinosa de los Monteros (Burgos). Primero tuvimos una sesión con los alumnos de 1º y 2º de la ESO, que estuvieron muy participativos, curiosos e interesados, y preguntaron muchas cosas (sobre todo una niña muy linda sentada a mi izquierda, de pelo moreno, a la que se notaba que le gustaba mucho leer y escribir). En la segunda sesión, con los de 3º y 4º, los estudiantes me parecieron más vergonzosos y más en su mundo, como que les daba un poco igual todo, aunque en el fondo no fuera así; pero aunque tardaron, al final sí que lanzaron algunas preguntas interesantes.
Desde aquí damos las gracias también a la profesora Lucía Somorrostro, al director del insti y a todo el cuadro de profesores (unos cuantos de ellos de León, curiosamente) por su amabilidad y su cálido recibimiento.

Eloísa Otero en el IESO Conde Sancho García de Espinosa de los Monteros (Burgos), con alumnos de 3º y 4º.

Todas las charlas se iniciaron con la lectura de un cuento de la escritora Susana Barragués, titulado “Un huevo”, en el que se incuba lo que al final puedan ser la poesía y el poema.

Esther Ramón.

CASI SIN VOZ

Por ESTHER RAMÓN
(Reseña publicada en la revista madrileña El Crítico, en 1999)

Difícil —extraño— el pulso que mantienen algunos poetas con el silencio. Rimbaud, Ingeborg Bachmann, Hugo von Hofmannsthal… de todos ellos nos llegó el eco de un silencio deseado. Nos llegó un eco como si de un alto grado de clarividencia se tratara, como si la auténtica poesía tuviera que irse afinando hasta desaparecer o el truco consistiera en borrar poco a poco los trazos para poder leer “la escritura anterior a la palabra”.

Al igual que en la Carta de Lord Chandos de Von Hofmannsthal, Eloísa Otero (León, 1962) se enfrenta en su último libro —Tinta preta, editado por el Instituto Leonés de Cultura— cara a cara con la escritura, planteándose, sopesando palmo a palmo su necesidad, su validez. Se trata de un combate desigual, pero en un principio amistoso: el bando del silencio gusta aún de brindarle témperas suaves a su adversario (“Garrapateo. / Los dibujos son para que recuerdes”). Aunque con la lucidez cunde el desánimo (“Para qué contar, en realidad”).

Sin duda, el camino se allanaría si el despojamiento (“saber de todo, / desde el principio hasta el final / sin estar en todo”) soñado, trascendiendo los límites de la escritura, representase la puerta, la llave que abriese lo ajeno, pero lo que resta es sólo la fórmula. Aplicada inútilmente. “Sigo sin saber, a fin de cuentas, / quién es alguien para alguien”.

A lo largo del libro se va desarrollando, más que una lucha, una especie de cortejo, donde ambas partes se acercan tanto que a veces llegan a confundirse. El silencio (“Él habla de lo que le pasa. O no habla”). La escritura (” / Ella, de lo que podría llegar a pasar”). El papel en blanco es aquí el lienzo donde la creación se busca y se reencuentra, limpiando sus pinceles en un autorretrato diligente pero borroso. Donde las sílabas son arpones lanzados a oscuras “a la espera de que la situación tome verdadero cuerpo / —o falso— y que se clarifique”.

El narrador se plantea la doble trampa: por un lado la escritura es una terapia, un alivio (“Aquí llueve menos”). Un sitio donde refugiarse, donde no sentir. Una especie de medicina, la más eficaz “pero hay otros fantasmas / como que cuando dices tu miedo / el miedo se cumple”.

“Dolmen, mámoa, petroglifo”. Magia arrojadiza que se desliza entre los dedos, que invoca un despertar, o tal vez un adormecimiento. Las palabras son de nuevo piedras de colores arrojadas a un pozo que se seca sin remedio.

Y así, en ese vaivén vamos llegando a la última parte del libro, en la que el silencio gana literalmente terreno: las estrofas se acortan, los versos se afilan como un lápiz que se prepara para escribir con extrema claridad las últimas palabras. Una cuerda podrida de cuyos extremos los competidores siguen, aunque exhaustos, tirando hacia un final que se precipita, que adivinamos muy pronto. ¿Vencedor?: el silencio (“traspaso el umbral / me cuelo en ese espacio donde el sonido no circula / y el pensamiento es sueño que ni se pronuncia”). Pero sólo la escritura ha sido capaz de conducirnos ante él.

Margarita Merino.


MEIGA DE LAS NANAS 

Mi prima favorita irradia llamaradas
con su pelo de fuego.
Hay sal y musgo fresco en su figura
de mujer: mezcla de mar, metileno
travieso, lluvia menuda,
caracola viajera al son del ser.
Te abraza desde la lejanía
con los dedos del aire
y entre los continentes
el océano no basta para ocultar
las chiribitas azules
de sus ojos entrecerrándose
al reír,
aunque penda una lágrima
que sorbe hacia un paisaje norteño
de memoria y ungüentos.
Eres niña de azúcar,
caramelo tu urdir las palabras con gestos,
roca y marea, susurro en el hogar,
celta y jugosa tu alma
compasión.
Hoy he estado buscando tus huellas en la arena,
sola al relente, perdida entre la bruma,
y has encendido el faro potente de una luz edredón:
poso en la mesita una bala de plata.
Ay Isla Kokotero, irmā que não ten
fálame quediño da saudade en galego,
arrólanos rumorosa meiguiña doutra terra querida,
axóuxere, misterio, do lar da miña nai.
No te pierdas jámás de este calor tan rico
que das a los demás:
Eloísa Otero, pra ti ergo uma rosa.

 MARGARITA MERINO,
junio 2010, Tennessee (EEUU).

La poeta gallega Lupe Gómez.

‘O arrolo celta’

Por LUPE GÓMEZ
(No suplemento ‘Lecer’ de Galicia Hoxe / 13.06.2010)

Polas noites, cando me deito, necesito que me arrolen porque senón non consigo durmir. Ás veces a música é un perfecto arrolo que consegue calmar as feras. Os celtas eran arrolados polas árbores, polos ríos, polas fontes, pola chuvia, polo sol. Unha vez tiven un noivo celta, un amigo da música popular, do folk máis profundo da Terra, das raíces misteriosas.

A esencia celta está na adoración aos carballos, porque gardan unha Historia máis verdadeira que a Historia que sae nos libros. “Keltoi” é unha palabra sagrada, mítica, máxica. Tres carballos puxéronse a falar con tres nubes e a súa conversa resultou interminable. Tiñan tantas cousas que dicir! Tiñan tantas fotos gardadas dentro dunha caixiña perfumada! “Celta” é un concepto multívoco. Existiron de verdade os pobos celtas? Ou son unha invención fantástica, un conto estraño, un milagre esquecido? Eu creo que realmente existiron e seguen existindo dentro de nós. Somos un pouquiño celtas cando nos namoramos, cando soñamos cun futuro transparente.

As virtudes e as características que se lles atribúen aos celtas son: a independencia, o heroísmo, a arrogancia, a robustez e a bela disposición. A música celta triunfou, e triunfa, porque vai directa aos sentimentos máis nobles das persoas. As troitas, cando circulan pola auga do río, van cheas de razón. Os coches corren moitísimo e chocan entre eles, teñen accidentes mortais. As troitas saben circular con boa educación, con boas maneiras. Se os celtas fixeran unha orquestra para ir ao Festival de Eurovisión gañarían todos os premios, todas as medallas. As pedras falan moitísimo máis que as persoas. Están cheas de segredos impronunciables, festas pequeniñas, silencios comunicativos. Nos petróglifos está escrita toda a serenidade alegre dun pobo fiel, antigo, verdadeiro. Pouquiño a pouco, cando morremos, convertémonos en flores delicadas, elegantes, eternas.

A nena aburrida

Eloísa Otero é unha escritora que naceu en León, no ano 1962. Ten uns ollos divertidos, un falar torrencial. O seu libro Cartas celtas, publicado na Colección Azul de Metileno –Ediciones Leteo–, ten na súa portada unhas pedras grandes. Hai neste libro poemas que están escritos en galego. “Arrólote nun idioma/ que eu non coñezo./ Nun idioma que ti tampouco entendes./ Arrólote.” Todo o poemario é como un arrolo invisible. A poeta de León decide expresarse nunha lingua que lle é allea, pero que por esa mesma razón forma parte da súa vida, do seu mundo literario.

Todo este libro está escrito cunha linguaxe moi rica, eficaz, sintética. Os espazos en branco fan que a lectura sexa moi parecida á linguaxe dunha carta. Lemos con paixón, pero tamén con detenemento. Avanzamos con rapidez, pero tamén saboreamos tranquilamente cada metáfora, cada palabra. Un poema empeza dicindo: “El aliento exige una cierta serenidad expresiva y escribir es un insulto”. Ese mesmo poema remata así: “(Ser niña y aburrida en los portales.)” As nenas aburridas son as máis auténticas porque non disfrazan o aburrimento, a tristura, a melancolía. Eloísa Otero traballa como xornalista e pasea por León como se a vida fose un conto difícil, unha carta celta. Ela non é galega pero parece galega.

As nenas aburridas soben ás nubes todos os días, viaxan en trens cheos de sombreiros e brillan moitísimo baixo a chuvia. O carteiro trae no peto unha carta celta: “Non hai relato/ sen voz,/ non hai tenrura/ sen xesto./ O relato, o tenreiro/ poñen algo en tensión:/ a voz, o xesto,/ pulsan os mecanismos das preguntas,/ descubren a miúdo escaleiras,/ caligrafías encubertas”.

Antonio Pereira, en su casa de Papalaguinda (León), en una foto tomada el 09/03/1995.

Antonio Pereira, nacido en 1923 en Villafranca del Bierzo y fallecido el 25 de abril de 2009 en León, es sin duda uno de los autores leoneses más queridos. Este texto fue leído en la mesa redonda titulada “Las mujeres leen a Antonio Pereira”, que se celebró en el salón de actos de Caja España, en León, el 4 de noviembre de 2011, en compañía de María Rodríguez, Amelia Gamoneda, Julia Barella y Carmen Busmayor. Posteriormente se editó un libro, “Las mujeres leen a Antonio Pereira” (Breviarios de la Fundación Antonio Pereira, León, 2013), coordinado por Busmayor, en el que se reúnen las cinco intervenciones de aquel día.

“Con el oído atento”

Por ELOÍSA OTERO

“¿Te asombras de que otros pasen junto a ti, y no sepan, cuando tú pasas junto a tantos y no sabes, no te interesa, cuál es su pena, su cáncer secreto?”
C. PAVESE

A mí no sólo me gusta la literatura de Pereira, sino que me gusta mucho Pereira, su genio y figura. Es el escritor auténtico, curioso, el observador atento. Es el viajero que anota, y que de todo saca provecho: de lo que ve, de lo que escucha, de lo que huele, palpa y saborea. Es un narrador con los cinco sentidos y uno más, el sexto, ese que le dice dónde puede haber una buena historia. Es ahí donde Pereira aviva el entendimiento y aguza todavía más sus cinco sentidos para percibir mejor y con más detalle. Pero, a eso, todavía suma un sentido más, el séptimo, tan importante en su obra y en su vida: el sentido del humor, que él siempre cultivó como un tesoro.

“¿Cómo crees que se puede vivir en un mundo tan absurdo como éste y tan lleno de penas, sino es con la ironía y el humor? Son armas para sobrevivir, para no pedir la eutanasia a voces”, decía.

Ahora bien, por encima de todo… Antonio era alguien que escuchaba. No que ‘supiera’ escuchar. Sino alguien que estaba ‘a la escucha’, que ponía atención a las historias que todos contamos, cuando contamos la vida.

Por eso es un maestro del relato. Y un maestro de la literatura oral. Era un conversador inigualable, todo un seductor con la palabra y aún más con su simpatía… A su lado las horas pasaban sin darse cuenta, entre risas y anécdotas que daban muestra de una vida plena, marcada por la poesía y por el amor al lenguaje sencillo de las gentes, al lenguaje capaz de tocar el corazón.

¿No cree que los cuentos nos aportan la dosis de imaginación y fantasía que hacen la vida más soportable?, le preguntaron en una ocasión.

“Absolutamente cierto, y esto vale para todos los géneros literarios e incluso para el arte en general”, contestó Pereira.

Escribir, viajar, relacionarse con las personas y conocer mundo confluyen en él en mágica armonía. “Confieso que he volado, pero que esa libertad de las alas avivaba la nostalgia de mis raíces”, escribe este aventurero cuyas raíces en Villafranca se extendían hasta Galicia y Portugal… territorios mágicos a los que él sentía pertenecer, y que forman parte de su manera de estar en el mundo y de mirar el mundo.

Cuenta que empezó a escribir para conquistar a las chicas de su pueblo “y a las forasteras que llegaban a pasar el verano”. Pero la escritura le caló hondo, y su huerto más íntimo fue la poesía.

Leer el resto de esta entrada »

“Cuéntame la verdad, sí.
Pero a ver cómo me la cuentas”

Algunas fotos de la puesta en escena del recital músico-poético “Cuéntame la verdad, sí. Pero a ver cómo me la cuentas”, de Chefa Alonso y Eloísa Otero, por distintas provincias de Castilla y León, con la Fundación Jesús Pereda (CCOO), dentro del programa “M de Marzo, M de Mujeres”.

Visitamos Burgos, Valladolid y Segovia (días 14, 15 y 16 de marzo de 2018):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Se trata de un espectáculo íntimo y delicado, en el marco de la escena poética actual, en el que la improvisadora Chefa Alonso pone la música con sus pequeños instrumentos de percusión mínima y su saxo soprano demostrando que se puede hablar sin palabras mientras la poeta leonesa Eloísa Otero recita una selección de poemas de sus dos libros, Cartas celtas y Tinta Preta, así como poemas inéditos. Con este recital se quiere rendir homenaje a las mujeres que ponen su propio granito creativo al panorama cultural apuntalando, también desde lo cotidiano y lo hermoso, la reivindicación feminista.”

Más información:

Redactores y colaboradores de El Día de León. Navidad 2017.

El pasado 3 de marzo de 2018, la delegación del semanario El Día de León cerró sus puertas. Guardo con cariño esta imagen de la comida de Navidad, con el director Fernando Aller (justo detrás de mí) y el equipo de redactores y colaboradores.

Ha sido un placer haber compartido estos últimos 20 meses con una redacción muy joven y entusiasta, que se ha caracterizado por su buen hacer periodístico. Y siempre es una pena que un buen periódico cierre así, de un día para otro, casi sin avisar…

 

Haz un click para ir a la noticia…

El 8 de Marzo, en León, las periodistas paramos…

Las periodistas paramos…

Las periodistas paramos…

M de Marzo, M de Mujeres:

“Cuéntame la verdad, sí.
Pero a ver cómo me la cuentas”

Un recital poético-musical de
Eloísa Otero & Chefa Alonso

14 de marzo: Burgos:
A las 20 horas, en Que Thomas (calle Huerto del Rey, 8 / La Flora).

15 de marzo: Valladolid:
A las 20 horas, en​ Sinners Club (Plaza Universidad, 11).

16 de marzo: Segovia:
A las 19 h​oras, en el Centro Cultural San José Obrero.

— — —

Organizado por la Fundación Jesús Pereda
(CCOO de Castilla y León)

— — —

MÁS INFORMACIÓN:

Chefa Alonso y Eloísa Otero confluyen en un recital poético-musical que girará por Burgos, Valladolid y Segovia

OPINIÓN / VILANOS

Sobre el aumento de la infelicidad

“El aumento de la infelicidad tiene que ver con las cosas que dejamos de hacer por estar conectados, más que con los efectos directos de estar conectados. Y es para pensarlo, sí. Y para desconectarnos un poco. Está claro que lo necesitamos.”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 3 de marzo de 2018, en el último número de El Día de León)

Dentro de dos meses se cumplirán 50 años de aquel mayo del 68 que marcó un antes y un después en tantas cosas. Aquella fue “la mayor revuelta estudiantil y la mayor huelga general de la historia de Francia, y posiblemente de Europa occidental, secundada por más de nueve millones de trabajadores”, según la Wikipedia. En aquel entonces yo acaba de cumplir 6 años, la televisión no había llegado a aún a todos los hogares españoles y tampoco el hombre había pisado la luna. “La imaginación al poder”. A partir de ahí fueron muchos los que creyeron en la posibilidad de cambiar las cosas…

¿Cómo somos ahora? ¿De qué manera han ido cambiando qué cosas? Leo un artículo de Fernando Navarro, sobre la subcultura del entretenimiento vacío, titulado: “La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación”, en el que explica cómo se ha establecido un sistema muy sutil, sobre todo a través de la televisión y sus programas basura, que con sus estupideces forjan nuestras estructuras mentales. “De lo que se trata es de convencernos de que nada puede hacerse: de que el mundo es tal como es y es imposible cambiarlo. (…) El entretenimiento vacío ha conseguido la proeza extraordinaria de hacer que los valores del capitalismo sean también los valores de los que se ven esclavizados por él. (…) A los individuos ya no les queda más energía para cambiar las estructuras opresoras (que además no son percibidas como tales), ya no les queda fuerza ni cohesión social para luchar por un mundo nuevo”. Y no es solo eso. Como afirma Joaquim Bosch, portavoz de Jueces para la Democracia, y como hemos podido comprobar especialmente en las últimas semanas, “tenemos menos libertad ahora que en los 80”. ¿Nos importa? Se diría que poco. En estos tiempos en que los jóvenes lo tienen tan crudo (según un estudio del European Trade Union Institute sobre la calidad del empleo en la Unión Europea, resulta que España es el país de la UE con peores condiciones de trabajo), hoy los que salen a la calle son abuelos y abuelas, para protestar por sus pensiones irrisorias.

Los tiempos han cambiado mucho, demasiado, en los últimos años. Ahora mismo lo real y lo virtual, lo digital y lo analógico, lo fantástico y lo imaginario, lo auténtico y lo falso, lo espiritual y lo simbólico… se articulan de forma cada vez más y más compleja. También los afectos. “Echo de menos el contacto”, dice un padre. Se queja de que su hijo adolescente se encierra en la habitación, para enchufarse a sus pantallitas y al móvil. “Apenas le vemos, no hay manera de hablar de nada, en cuanto le contradices en algo se enfada y desaparece en su cuarto”. Y ojalá fuera posible revertir ese alejamiento con solo hacer una pizza… Pero la adolescencia siempre ha sido problemática, para los propios jóvenes y para sus mayores. Cinco siglos antes de Cristo, el filósofo Sócrates ya dijo eso de: “Los niños de hoy día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, engullen la comida y tiranizan a sus maestros”.

Leer el resto de esta entrada »

Vicente García Pérez en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

VICENTE GARCÍA PÉREZ
/ Montañero, ciclista, fotógrafo

UNAS BOTAS Y LA CÁMARA

“Añora la enseñanza, pero la jubilación le ha llevado a transitar por insospechados caminos nuevos, retratando paisaje y paisanaje”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 24 de febrero de 2018 en la última página de El Día de León)

Desde que se jubiló como maestro a los 60 años, allá por 2010, Vicente García se ha convertido en un indispensable de la vida cultural leonesa. Cámara en mano, no se pierde un evento artístico, literario o poético. Se nota que disfruta, que hace lo que le gusta, sin sentirse obligado con nadie, sin ganar nada con ello.

Quedamos en el Cantabrín, uno de sus bares habituales, y aparece con su inseparable amigo Marcelino Cuevas, que es quien al final me pone al día, porque Vicente no habla mucho de sí. “Cuéntale que vas a sacar un libro”, dice Cuevas. Será con el sello Eolas, con las rutas por la provincia que publica, semana a semana, en La Nueva Crónica. Porque todos los domingos sin excepción (con un grupo de amigos formado con los años), y algunos otros días de la semana (con otros jubilados), Vicente coge su mochila, su cámara y su bastón para echarse al monte. “Me gusta mucho dar una vuelta de forma tranquila y sosegada, conocer sitios nuevos… y luego tomar la merienda. Salimos a disfrutar, y yo puedo tirarme en una ruta el doble que cualquiera, parando y haciendo fotos”.

Leer el resto de esta entrada »

elo taller valladolid centro de profesores
Taller en el CFIE de Valladolid. Fotografía: José Manuel de la Huerga.

POESÍA EN UN SUSPIRO

Fue un placer impartir un taller de poesía y escritura creativa (titulado “Poesía en un suspiro”) el pasado jueves 15 de febrero de 2018 en el Centro de Formación del Profesorado e Innovación Educativa (CFIE) de Valladolid.

Asistieron 29 profes de primaria y secundaria (4 chicos y 25 chicas) y salieron cosas bien bonitas. Curiosamente, una de las profes ya había sido alumna mía en otro taller, hará siete años. Gracias a José Manuel de la Huerga y a su proyecto EL DUERO LEE. Creo que todas y todos nos lo pasamos estupendamente, y que nos cundió bastante.

José Manuel de la Huerga. Foto: Eloísa Otero.

Patos en la Esqueva (Valladolid). Foto: Eloísa Otero.

 

OPINIÓN / VILANOS

“Hoy comamos y bebamos y cantemos y holguemos…”

“Resulta curioso que, en lo que se refiere a noticias relacionadas con la Cultura, esta ciudad y esta provincia, pero también la comunidad de Castilla y León, salgan casi siempre mal paradas”

“Regocijémonos, a pesar de todo, porque estamos en León, capital del Reino y de la gastronomía española, y febrero, según el calendario oficial, es el mes del chorizo”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 17 de febrero de 2018 en El Día de León)

En una provincia tan literaria como la nuestra, con tantos escritores por metro cuadrado… un titular como éste no deja de sorprender: “Los leoneses leen menos que el resto del país”. Pero claro, los escritores leoneses nunca han sido profetas en su tierra. Según el último informe del Gremio de Editores de España (FGEE), el 57,8% de los leoneses asegura leer libros en su tiempo libre, al margen del trabajo o los estudios (la media nacional es de 59,7%). Podría parecer que no es para tanto, ya que incluso ha aumentado el número de lectores (4,3 puntos porcentuales desde 2011), pero, dando la vuelta a esos porcentajes, resulta que el 42,2% de los leoneses (en España el 40,3%) es absolutamente inmune a los encantos y valores del libro. En Finlandia, el país que más ama a los libros y cuyas escuelas son la envidia de cualquier sistema educativo, los ciudadanos leen una media de 47 libros al año. En España la media oscila entre 7 y 9 (alguno menos en León). En realidad quizá leamos mucho menos incluso de lo que dicen las estadísticas, y me refiero a leer libros con la actitud necesaria (tranquila, atenta, reflexiva) para que las palabras calen y no resbalen.

Nuestra Comunidad autónoma, además, se sitúa en el “penúltimo” lugar del país (el último puesto lo ocupa Canarias) en relación a la compra de libros: solo el 39,4% de la población castellana y leonesa mayor de 14 años aseguró haber comprado un libro —excluidos los de texto— el año pasado (en España el porcentaje sube al 47,3%). En concreto, la media de libros comprados en nuestra comunidad en 2017 fue de 5,5 por persona, mientras que la media nacional ascendió a 8,6.

Resulta curioso que, en lo que se refiere a noticias relacionadas con la Cultura, esta ciudad y esta provincia, pero también la comunidad de Castilla y León, salgan casi siempre mal paradas.

Leer el resto de esta entrada »

Isabel Sevilla y Alberto García, “Fantasía y Comodín”, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ISABEL SEVILLA Y ALBERTO GARCÍA
(“FANTASÍA Y COMODÍN”)

/ Ilusionistas

VIVIR CON MAGIA

“Mayoral nos aconsejó fundar la Asociación de Ilusionistas de León; en esta ciudad van a salir muchos magos de aquí a unos años”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 10 de febrero de 2018 en la última página de El Día de León)

Ilusión por el trabajo, creatividad, ternura y humor. Con esos ingredientes salen a escena Alberto García e Isabel Sevilla. Su sobrenombre: Fantasía y Comodín. Su especialidad: magia cómica. Recuerdan que se conocieron en un camping de Gijón, y no se han separado desde entonces. “Somos pareja artística y sentimental desde hace 20 años”. Ambos son hijos de mineros. “Nadie en nuestras familias ha sido mago”. Isabel nació en Ponferrada y Alberto es asturiano, aunque cuando tenía 3 años su familia se trasladó a Bembibre, donde su padre, tras sufrir la crisis de los astilleros, encontró trabajo en la mina. Luego vendría el declive del sector.

Ambos empezaron a formarse en animación teatral (mimo, clown, cuentacuentos…) mientras estudiaban (Ingeniería Agraria él; ella Derecho). Y se sacaron el título de monitor de tiempo libre. “Nunca nos ha faltado para llegar a fin de mes. A los jóvenes les aconsejamos hacer ese curso, ya que enseña a trabajar con ‘personas’ (niños, adolescentes, adultos, ancianos) y aprendes cosas que no te enseñan en la universidad: empatía, asertividad…”.

“Mi hobby eran los malabares y un día me llamó Alfonso el Mago para trabajar en su espectáculo. Estuve tres años con él y descubrí un mundo nuevo”, evoca Alberto. “A eso se unió que, trabajando también como educador en el centro Don Bosco, uno de los salesianos, Elpidio, que había sido mago, me cedió su maleta con sus juegos”. Fue así como Alberto empezó a crear sus propios números con Isabel, combinando el ilusionismo con pequeños cuentos. Hace diez años, Isabel recibió también un legado especial: el baúl de Manuela Rejas, la primera mujer con carnet de ilusionista de España, como se cuenta en el documental Violeta y el Baúl americano. “Me lo pasó como testimonio y amuleto”.

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

La espiral maravillosa

“La creación es una de las actividades que, a veces, logra que esa espiral misteriosa que es la vida pueda llegar a convertirse en una espiral maravillosa”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 3 de febrero de 2018 en El Día de León)

Existen muy pocas ayudas a los creadores en este país, en esta comunidad autónoma, en esta provincia. Han ido desapareciendo poco a poco, y más con esta crisis que se prolonga ya desde hace casi diez años…

Crear es hacer que algo valioso que no existía… exista. Los artistas y creadores, como los científicos (también creadores), nos hacen un regalo, a todo el género humano, cada vez que lo consiguen. Y sus obras pasan a formar parte de ese acervo común sobre el que evolucionamos como especie y sobre el que florece el pensamiento y se desarrollan la inteligencia y la propia creatividad.

Pero la mayoría de las veces “crear” no consiste solo en tener una idea, un proyecto, una intuición… Porque eso, luego, hay que desarrollarlo, producirlo, materializarlo, hacerlo visible, compartirlo. Y para ello suele hacer falta justo lo que el creador no tiene: dinero. En ocasiones, las ideas y proyectos del creador, además de convertirse en un regalo para el resto (y siempre habrá quien no sepa, o no pueda, o no llegue a apreciarlo), se convierten también en dinero. Aunque no suele ser el creador precisamente quien se beneficia de ello (a veces sí), sino los productores, los intermediarios…

La Fundación Villalar, creada en 2003 al amparo de las Cortes regionales, sorprendió a finales de 2016 con una convocatoria novedosa y sugerente: nueve becas (una por cada provincia de la Comunidad), dotadas con 12.000 euros cada una, para que nueve artistas y creadores residentes en Castilla y León puedan desarrollar, a lo largo de un año, un proyecto concreto en cualquier campo (cine, literatura, artes plásticas, artes escénicas, música, fotografía, o cualquier combinación de los mismos…).

Leer el resto de esta entrada »

El poema en la pared del CLA (la foto ha salido un poco distorsionada, pero sirva de testimonio)

PAISAJE DE INFANCIA EN LA COCINA

Alboronía, caldo, abuela,
huele la casa a piel de naranja,
hierros en el fuego, arroz con leche,
papilla, papaya, dulzura,
toda la nata en una pota.

Flotas en el algodón de un lecho de arreboles
sin saber cómo interpretar los petroglifos.
Cada cosa está unida a un nombre,
cada nombre tiene su propia vida.

Madre, manta, escaramuza,
te has clavado el alfiler en un sofoco.
¿Qué soñaste que no pudo ser?

Días de lluvia y de poner en orden las cosas.

ELOÍSA OTERO

[* Nota: Este poema se puede leer en las paredes del Centro Leonés de Arte (CLA), en la primera planta, junto a otros poemas de autores como Antonio Gamoneda, Díaz Caneja, Aldo Sanz o Jorge Pascual.]