Isabel Sevilla y Alberto García, “Fantasía y Comodín”, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ISABEL SEVILLA Y ALBERTO GARCÍA
(“FANTASÍA Y COMODÍN”)

/ Ilusionistas

VIVIR CON MAGIA

“Mayoral nos aconsejó fundar la Asociación de Ilusionistas de León; en esta ciudad van a salir muchos magos de aquí a unos años”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 10 de febrero de 2018 en la última página de El Día de León)

Ilusión por el trabajo, creatividad, ternura y humor. Con esos ingredientes salen a escena Alberto García e Isabel Sevilla. Su sobrenombre: Fantasía y Comodín. Su especialidad: magia cómica. Recuerdan que se conocieron en un camping de Gijón, y no se han separado desde entonces. “Somos pareja artística y sentimental desde hace 20 años”. Ambos son hijos de mineros. “Nadie en nuestras familias ha sido mago”. Isabel nació en Ponferrada y Alberto es asturiano, aunque cuando tenía 3 años su familia se trasladó a Bembibre, donde su padre, tras sufrir la crisis de los astilleros, encontró trabajo en la mina. Luego vendría el declive del sector.

Ambos empezaron a formarse en animación teatral (mimo, clown, cuentacuentos…) mientras estudiaban (Ingeniería Agraria él; ella Derecho). Y se sacaron el título de monitor de tiempo libre. “Nunca nos ha faltado para llegar a fin de mes. A los jóvenes les aconsejamos hacer ese curso, ya que enseña a trabajar con ‘personas’ (niños, adolescentes, adultos, ancianos) y aprendes cosas que no te enseñan en la universidad: empatía, asertividad…”.

“Mi hobby eran los malabares y un día me llamó Alfonso el Mago para trabajar en su espectáculo. Estuve tres años con él y descubrí un mundo nuevo”, evoca Alberto. “A eso se unió que, trabajando también como educador en el centro Don Bosco, uno de los salesianos, Elpidio, que había sido mago, me cedió su maleta con sus juegos”. Fue así como Alberto empezó a crear sus propios números con Isabel, combinando el ilusionismo con pequeños cuentos. Hace diez años, Isabel recibió también un legado especial: el baúl de Manuela Rejas, la primera mujer con carnet de ilusionista de España, como se cuenta en el documental Violeta y el Baúl americano. “Me lo pasó como testimonio y amuleto”.

Han elegido residir en León para estar cerca de la gente que quieren. Dedican 3 o 4 horas al día a ensayar, leer libros, ver vídeos, construir guiones, buscar músicas, coser telas y pañuelos… “En nuestro garaje no se guardan vehículos, es nuestro laboratorio de sueños”. Pero no resulta fácil vivir solo de la magia. Por eso Alberto trabaja media jornada en la Ludoteca del Crucero e Isabel ejerce como abogada en Boñar (va y viene cada día).

Su truco estrella es una mesita que levita en el aire. También “juegan” con animales que aparecen y desaparecen. “La sensación del público es inigualable, pero desde hace dos años no se permite hacer espectáculos con animales vivos, así que los hemos sustituido por marionetas”. Sin embargo, afirman que sus animales no sufren. “Nos encantaría que vieran cómo los tratamos. Tenemos 5 tórtolas y un conejo que vive suelto en el jardín y ya tiene 8 años… Hemos pensado hacer un vídeo, y hasta enseñar la caja en la que les desaparecemos, para que se vea que no hay riesgo para ellos”.

Conciben la magia como “una sensación, una atmósfera, una experiencia; cuando se consigue, el público te devuelve muchísimo cariño y hasta te perdona los fallos”. Entre sus magos favoritos figuran Robert-Houdin, Houdini, Copperfield, Tamariz (el gran maestro) y Pepe Carrol (completo y divertido). Sin olvidar a Juan Mayoral, “que ha logrado que el Festival de Magia de León sea un referente, y nos ha ayudado mucho”.

A sus actuaciones en distintos escenarios (incluidos colegios, casas de cultura, fiestas…) suman sus espectáculos solidarios con la Fundación Abracadabra (en cárceles, psiquiátricos, residencias, hospitales…). También imparten talleres de magia y ciencia mágica, clown, globoflexia, creatividad teatral y malabares. “Queremos que los niños lo tengan más fácil que nosotros”. De momento, su hijo Izan, que a sus 8 años ya toca la batería, acaba de debutar como su ayudante. “Fue en la gala de Alcles (el 20 enero), le encanta”.

Anuncios