La Pequeña Victoria Cen en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

La Pequeña Victoria Cen en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

LA PEQUEÑA VICTORIA CEN

ACRÓBATAS DE LA VIDA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 28 de enero de 2017 en la última página de El Día de León)

La pasión por el circo y las artes del cuerpo, junto a una apuesta convencida por la interacción con otras artes escénicas (teatro, poesía, danza, música…), unieron en amistad hace diez años a Víctor Martínez, Elena Cennerelli y Pablo Parra. Por separado son tres artistas muy flexibles, cada uno con su trayectoria. En 2010 confluyeron en la compañía leonesa Cirkofrénicos, con otros cuatro colegas. Y en 2013 se decidieron a dar un triple salto y montaron La Pequeña Victoria Cen, un nombre juguetón que surge a partir de sus tres nombres (Pablo, que significa “pequeño”, Víctor y Cennerelli).

Hace tres años se asentaron en La Pequeña Nave, su lugar de entrenamiento, ensayo y creación. En ese espacio de casi 200 metros cuadrados y 7,5 metros de altura, ubicado en la avenida Miguel Castaño, han montado además la primera y única Escuela de Circo de León. Allí enseñan las técnicas de las telas aéreas, entre otras especialidades (acrobacias, equilibrios sobre objetos, malabares…) para las que, según afirman, no hay edad. “Tenemos alumnos desde los 8 años hasta cerca de los 60. Empezamos con 20 personas y ahora son 40”.

En invierno se dedican más a la Escuela de Circo, así como a entrenar, buscar actuaciones, enviar dosieres a festivales… Cuando llega el buen tiempo se lanzan a la carretera con su furgoneta, de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo. “Esto funciona de boca a oreja: gente que nos ve, les gusta, lo comentan, nos llaman para actuar…”. Cada uno aporta sus habilidades en ese continuo fluir y confluir que les mantiene unidos, porque lo que les gusta es “aprender y desarrollar cosas”. “Somos tres cabezas totalmente distintas en un mismo proyecto”.

Pablo (Palencia, 1978), el gran soñador del grupo, es licenciado en Educación Especial y Filología, y se ha formado en distintas escuelas, como la Cidade do Circo de Ribeirāo Preto (Brasil), Carampa, en Madrid, o Circomedia (Bristol, Reino Unido). Elena (Argentina, 1976), la más práctica y exigente de los tres, es hija de padre italiano y madre argentina; ha vivido en Italia, y aterrizó en León para estudiar Filosofía gracias a una beca internacional. “No me considero artista de circo, pero he ido aprendiendo con ellos”, asegura. Víctor (Zamora, 1983), el más tranquilo, estudió INEF y ya en su época universitaria entró en el mundo de la expresión corporal, se enganchó a las telas aéreas y pasó por la compañía Entropía Danza.

Ahora mismo los tres están preparando una Ruta teatralizada por la Astorga romana, que ya realizaron con éxito el verano pasado, y tienen dos espectáculos funcionando: “Triodedós”, divertido y humorístico, y “Gigante”, mucho más íntimo, poético y emocional, con un repertorio de sensaciones muy amplio (se podrá ver los próximos días 12 y 13 de febrero en el Auditorio de León). Cuando en 2016 estrenaron “Gigante” en la Feria Umore Azoka (Vizcaya) y lo vio Jongseok Kim, director del Festival Seoul (el más importante de Asia), se quedó tan fascinado que les invitó a presentarlo en Corea del Sur. Y allá se fueron, a la aventura. “Fue emocionante sentir cómo nos aplaudían los coreanos, tuvimos un éxito enorme”.

Además, cada uno interactúa por separado con otras gentes en lo que pueda surgir. Estos días de enero, por ejemplo, Víctor está en el MUSAC, desarrollando un proyecto seleccionado por el Laboratorio 987: “Estudio(s) sobre la luna”, en colaboración con la bailarina Paz Brozas, el músico Fernando Ballarín, el performer Alfredo Escapa y la fotógrafa Julia G. Liébana.

Reconocen que “en León es muy difícil vivir del arte escénico”. Para sobrevivir, Víctor trabaja en un bar del Húmedo, Elena da clases de italiano en el Centro de Idiomas de la Universidad y Pablo, que es un fantástico cuenta-cuentos, colabora con grupos de teatro, circo y danza (Cuatrode4, Concedeclown…). Y todo eso sin perder la pasión ni la sonrisa.

Anuncios