Alberto Díaz, con un ovillo de hilo de lana de oveja merina española y trashumante, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ALBERTO DÍAZ

AL HILO DE LA TRASHUMANCIA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 23 de septiembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Como actor, Alberto Díaz tiene un rostro muy reconocible. También es guionista y realizador. Pero detrás de su imagen pública se esconde un trabajador incansable y un emprendedor imaginativo. Aunque estudió Informática, lleva más de 30 años en el campo de la moda y la costura, que es lo que le da de comer, como asesor de grandes marcas nacionales e internacionales. También ha montado empresas de diseño y confección y se ha arruinado en varias ocasiones, pero siempre fue capaz de renacer de sus cenizas. “Me gustan los retos”, afirma. Cuando habla de su último proyecto, la plataforma ‘Made in Slow’, y de cómo ha logrado desarrollar un hilo de lana de oveja merina española único en el mundo, transmite pasión.

Fue en 2014 cuando Fito y María José, propietarios de La Somoza Bar-Gastronómico, le propusieron realizar una película para unas jornadas sobre la trashumancia. “Me puse a investigar, pero se me cayó el alma a los pies al ver cómo estaba el sector. Porque la trashumancia va a desaparecer, y con ella más de 800 años de cultura y biodiversidad”. Así que, en lugar de hacer la película, decidió emplear su energía en “inventar” algo para revertir la situación. Para ello contó con dos personas clave, Manuel Rodríguez Pascual, una eminencia en el tema, y Félix García, experto en mastines y careas, quienes le pusieron en contacto con pastores y ganaderos. “En España la lana de las ovejas merinas se vende muy barata a China y a Italia, no se trasforma en un valor añadido. Pero esa lana tiene una calidad excelente para hacer diferentes hilados”, explica. A partir de ahí, buscó cómo fabricar algo que no existía en el mercado: un “hilo de lana de oveja merina, española y trashumante”, con el que ha empezado a crear “productos con alma”, bajo criterios de sostenibilidad.

El objetivo final de ‘Made in Slow’ (madeinslow.com) es “reivindicar y recuperar la trashumancia, creando una serie de productos relacionados con la lana merina trashumante, dando valor a la misma y repercutiendo parte del beneficio en el pastor, para que de esta manera sea viable su oficio. ¿Qué hacemos? Visitar a los pastores, comprobar que son trashumantes o trasterminantes, y apalabrar la compra de lana. Todos los procesos industriales que intervienen en la fabricación del hilo se hacen en España”.

Desde el 2015 presentan sus hilados (cada variedad se bautiza con un nombre relacionado con la trashumancia: chozo, zagal, cañada, mastín…) en la Feria Pitti Filati de Florencia. “Una vez que tenemos el hilo le damos visibilidad creando prendas y subiéndolas a la pasarela”, apunta. A día de hoy ya lo han hecho en Cibeles, la 080 y París, en colaboración con distintos diseñadores. “Hemos colaborado con nuestros hilados en el lanzamiento de la marca de lana para tejer a mano ‘Las Hidalgas’. Además, acabamos de sacar un producto para niños, ‘La oveja nómada’, a partir de un cuento del artista leonés Pablo Je Je. Consiste en un kit en el que hay un muñeco de lana, agujas e instrucciones para poder tejerle un gorro, una bufanda, una chaquetita… Se trata de acercar el mundo de la lana y su biodiversidad a los mas pequeños”. Todos los productos están acompañados de un código QR, donde se puede ver su trazabilidad (a qué ganadería pertenece, dónde están los pastos de invierno y de verano…) y conocer las inquietudes de sus protagonistas.

Aunque es autodidacta, Alberto Díaz le debe todo a sus orígenes. “Mi padre emigró muy joven a Barcelona, trabajó en el textil y, cuando volvió León, montó su propia fábrica. Mi madre es manchega, hija de pastor trasterminante, y de ella heredé la vena artística y el carácter jovial y optimista”. Hiperactivo y visceral, Alberto asegura que disfruta con todo lo que hace. Y es cierto: su alegría es contagiosa.

 

Anuncios