Marcos Cachaldora Rodríguez y Gonzalo Ordás Tascón, en la última página de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

GONZALO ORDÁS & MARCOS CACHALDORA

LA CONFLUENCIA DEL BLUES

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 1 de julio de 2017 en la última página de El Día de León)

Llevan la música en la sangre. Gonzalo Ordás y Marcos Cachaldora, “los galgos”. (“Nos gustan los perros y, si nos identificamos con uno, es con ese perro flaco tan sensible”). Dos guitarristas eclécticos, versátiles, creativos, independientes, en evolución permanente. Pero cuando se juntan… no hay otro dúo de bluesmen con semejante feeling. Se complementan a la perfección. Y si encima montan banda…

Gonzalo Ordás Tascón (León, 1973) estudió en el Conservatorio y de niño ya le gustaba improvisar al piano. Con once años escuchó un disco de Hendrix y no volvió a jugar a baloncesto. “Era amigo de Jorge Quijano y cuando íbamos a bar de su padre, al Stik, yo siempre cogía la guitarra que había allí”, recuerda. Cuando pudo tener una, no la soltó. Licenciado en Filosofía (en Salamanca y Coimbra), se buscó la vida de mil maneras (“hasta de acomodador en la plaza de toros”) e inició su carrera como músico e improvisador (rock, free jazz, blues, música experimental…) hasta desembocar en grupos como Kabuleté, Dadajazz o Jaula 13. Como guitarrista acompañó a la cantante saharaui Aziza Brahim y su banda Gulili Mankoo; con ellos viajó por toda la península y Europa (Suecia, Dinamarca, Finlandia, Londres…), tocando en grandes festivales. Y estudió improvisación en la Escuela de Música municipal (“aprendí muchísimo con Ildefonso Rodríguez”), antes de convertirse en profesor de la Rock School de Villaquilambre (donde imparte batería, bajo, guitarra y conjunto instrumental). Pero hay otra cosa que lleva en la sangre: “Siempre fui montañero”, dice, mostrando las palmas callosas de sus manos. “Y mi tío Buti es mi maestro en la escalada. Con él subí el Naranjo de Bulnes y ya no paré”.

Marcos Cachaldora Rodríguez (León, 1975), por su parte, vivió en Villablino hasta los 17 años. Allí se impregnó de la mejor música que se podía escuchar en los 80. “Era la época de la mina, había trabajo, buenos sueldos, los hermanos mayores de mis amigos se gastaban el dinero en vinilos, tenían colecciones impresionantes, había de todo: jazz, rock progresivo, música negra… Empecé a investigar en el blues para ir a las fuentes de donde habían bebido Hendrix, Eric Clapton…”. Estudió Historia del Arte, en León. Y después Restauración de Pintura, en Madrid, época en que abandonó la guitarra. Encontró trabajo en Mallorca, y allí se reencontró con el blues “gracias a unos garitos en los que se hacía música en directo”. Volvió a tocar y se compró la guitarra que, años después, le sirvió “de medicina”, cuando estuvo restaurando retablos por las iglesias de Castilla y León, de pueblo en pueblo, “un trabajo duro y solitario”. Añadió a su equipaje una armónica, el más humilde de los instrumentos de viento, y su voz áspera.

Marcos y Gonzalo coincidieron un buen día en la buhardilla del CCAN, en las jam sessions que propiciaba el imaginativo percusionista Nilo Gallego. “De ahí salían ideas, aquello fue muy estimulante y fértil musicalmente”. Y empezaron a tocar juntos, blues tradicional. “Nuestros gustos estaban ya bien definidos, y coincidíamos mucho, sobre todo en Hendrix y Pink Floyd”. “La cantante Cova Villegas se fijó en eso que hacíamos y nos propuso trabajar sobre poemas del ‘Blues castellano’ de Gamoneda. Más tarde, también Zapico nos vio como acompañantes para las canciones de su nuevo disco, Bluiscerales. Así que estamos en proyectos muy diferentes, y en lo que surja”. Sin abandonar el dúo, en 2012 decidieron ampliar la banda, convocar a otros músicos del delta del Bernesga y el Torío. Y ahí surgieron los Delta Galgos, un asombroso sexteto, con Guillermo Alonso (batería, empezó con ellos con solo 15 años), Ángel Páramo (bajo), Rubén Díaz (saxo tenor) y María Quiroga (trompeta y voz). No se pierdan su primer disco, ni sus directos, con versiones y temas propios. Son catárticos.

 

Anuncios