Archivos para la categoría: RECITALES

El sábado 6 de mayo, a las 13 horas, estaré en la Feria del libro de Valladolid, más concretamente en la sala experimental del Teatro Zorrilla, dando un recital con dos amigos queridos, los poetas leoneses Susana Barragués y Víctor M. Díez.

El pasado domingo 9 de agosto de 2015 se celebró el primer aniversario del Museo de la Industria Harinera de Castilla y León (MIHACALE), con sede en la localidad leonesa de Gordoncillo. Para celebrarlo realizamos una actuación poético-circense en el Auditorio del museo, en la que intervinimos los poetas Silvia Abad Montoliú, Jorge Pascual y Eloísa Otero, junto a los acróbatas y malabaristas Pablo Parra y Elena Cennerelli. El precioso cartel es obra de Juan Rafael.

11-cartel-cartas-acrobaticas

Cartel del espectáculo “Cartas acrobáticas”, en Gordoncillo.

LOS POEMAS

Como enredando hebras de lana virgen
alrededor de un huso
pero sin tiempo para hilar
la hebra
y que crezca larga con las caricias de los dedos
a falta de rueca
hilar al hilo
de los días, hasta que encallezcan
las yemas del índice, del pulgar,
del anular, qué taquicardia…
y sin tiempo para hilar un poema
para tramar
algo
con todas estas crechas, rizomas,
palabras esquiladas que grafitan por libretas
en hebras en tinta todavía
y aún por devanar
qué devaneo
y con mucha
broza.

ELOÍSA OTERO

Cartas acrobáticas foto Miriam Vega

“Cartas acrobáticas”, saludo final. Silvia Abad Montoliú, Eloísa Otero, Pablo Parra, Elena Cennerelli y Jorge Pascual. © Fotografía: Miriam Vega.

Recital solidario con motivo del 15 aniversario de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). León, 12 de septiembre de 2015.

Recital solidario con motivo del 15 aniversario de la ARMH. Auditorio de León, 12 de septiembre de 2015.

Poema de Eloísa Otero leído el 12 de septiembre de 2015 en el recital con motivo del 15 aniversario de la Asociación para Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH):

UN POEMA ES UNA HOGUERA PARA ENGAÑAR A LA NOCHE

(Leyendo a John Berger:
…y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos…)

Durante todo ese tiempo que no cuenta
solo he podido rastrearte con palabras
en las que te hacías presente como una catarata en la niebla,
como si todavía pasearas por la vieja casa
tosiendo y arrastrando los pies
cuando nadie imaginaba lo que iba a venir

pero tu cuerpo está ahora más allá del tiempo
y, desde las entrañas de lo real,
el pasado reclama una mirada del presente

así pues, indiferente al desenlace,
este poema enciende una hoguera para engañar a la noche
y decide atravesar las historias de los que nunca volvieron
para decir que esperaban algo mejor
de este mundo real que es el nuestro
y que aquello a lo que fueron sometidas nuestras vidas
sigue siendo intolerable

(Cuando se dice de algo que es intolerable
resulta inevitable pasar a la acción)

El poema continúa atravesando ese tiempo que no cuenta
hasta llegar a la vieja casa de nuestra memoria
en la que todavía cuelga tu bufanda en el perchero
y se escucha tu tos

porque solo en el poema puedo rastrearte
con voz cada vez más queda
como una oración
hasta encontrar al fin la paz

solo en el poema puedo pasar a la acción
crear un lugar
donde decir: existes,
estás en mí porque yo solo soy contigo dentro
y nuestras vidas no son solo nuestras vidas

solo en el poema puedo tramar mi estrategia
frente a ese absurdo silencio
que acabará cubriendo de sal nuestros recuerdos

y solo en el poema puedo proyectarte hacia el futuro
y decir: existirás
estarás en mí, contigo dentro, para recordarme,
para recordarnos
que aquello a lo que fueron sometidas nuestras vidas
sigue siendo intolerable

ELOÍSA OTERO