Amando Casado en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

Amando Casado en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

AMANDO CASADO

FOTÓGRAFO Y MOTERO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 25 de febrero de 2017 en la última página de El Día de León)

A los 12 años, Chicles May le regaló una cámara por completar un álbum de cromos. “Ahí empecé, soy autodidacta cien por cien”. Para tener su primera moto tuvo que esperar un poco más. Y cuando llegó el momento de ir a la mili, vendió la moto para comprar una cámara (con la que pronto se convirtió en el fotógrafo del cuartel). Amando Casado (San Andrés de Montejos, El Bierzo, 1959) se siente de Astorga, donde vive desde los 15 años. Estudió Maestría Industrial, empezó Ingeniería Mecánica… y se aburrió. “Me tiraban la foto… y la moto”. A su admirada Cristina García Rodero la conoció en los 80, “cuando ella venía a hacer fotos de los pendones de Castrotierra”. Ella fue su primera crítica, y además le recomendó un buen maestro, Michael Wray, con quien Amando aprendió técnicas de iluminación.

En 1989 montó la agencia fotográfica Imagen MAS, con dos socios. Y en 2008 se hizo autónomo. “Quería compaginar mi trabajo con mi labor más creativa como artista”. Lo consiguió. En los últimos diez años Amando no ha parado. Sigue realizando trabajos en los ámbitos de la fotografía editorial, publicitaria, retrato, arquitectura, gastronomía, turismo… para instituciones y empresas privadas. En paralelo, ha profundizado en la reflexión teórica del hecho fotográfico, iniciando un camino muy personal que le ha llevado a realizar exposiciones (en Europa y América), pero también documentales y vídeos (con artistas, poetas y músicos), a editar varios libros con sus fotografías (convirtiéndose en editor y maquetador), y a impartir cursos por la provincia y en la Fundación Cerezales, donde sus talleres han creado escuela. También ha realizado una intensa labor de investigación y rescate de la obra de grandes fotógrafos leoneses del siglo XX (Bernardo Alonso Villarejo –a través del ILC–, Vicente Nieto Canedo –con el Ministerio de Cultura–…). “Pese al ofrecimiento, últimamente, los políticos han pasado de recuperar todo ese patrimonio histórico, fotográfico, etnográfico… que es impresionante. Les esperamos”, comenta. Gracias al editor Héctor Escobar, esa labor ha empezado a sustanciarse en la colección Eolas Foto, dirigida por el propio Casado, y en la que él mismo acaba de publicar un libro con sus retratos de los grandes escritores leoneses (“Palabra, luz, materia”). Su próximo proyecto es un volumen sobre Manuel Martín de la Madrid (Foto Exakta), “que fotografió la guerra y la posguerra”, al que seguirán las fotografías surrealistas del astorgano Ramón Núñez, las de José Pallarés (“piloto y aventurero, que fotografió la guerra civil desde su avión”), así como los archivos de dos fotógrafos “alucinantes” de San Román de la Vega, Juan Geijo y José González, de 1920.

Su trabajo le apasiona, lleva años estudiando a fondo “cuál es la esencia del hecho fotográfico”, y ha llegado a una conclusión: “La única realidad de la fotografía es la huella de luz. Con esa huella podemos expresar el mundo introspectivo, sensorial, de las experiencias vitales”. En sus disquisiciones le influyen la poesía, la música, la filosofía… “Gamoneda tiene versos que son como un tratado de fotografía, como estos, enigmáticos: ‘Vas hacia lo invisible y sabes que es real lo que no existe’. Es un poeta inagotable”.

Le gusta “trabajar en lo fronterizo, a contracorriente, explorar lo desconocido, superar el conocimiento técnico para ir hacia lo poético”. Con la cámara, o cuando va en moto, viaja sin GPS. “Es una manera de escapar. Soy un friki que va a su aire. Siempre que puedo, me cojo a mi Olga (compañera desde hace 25 años) y nos vamos por ahí. Hacemos viajes culturales, gastronómicos, poéticos…”. Así, han recorrido en moto Dinamarca, Suecia, Finlandia, Noruega, llegando hasta Cabo Norte (en el Círculo Polar), también Inglaterra, Escocia, Irlanda, Austria, Italia, Francia, Alemania… “Los autodidactas somos gente apasionada. Como nos interese algo, vamos a tope”, dice.

Anuncios