Portada del libro "Narraciones de maestros".

Portada del libro “Narraciones de maestros”.

Este cuento se publicó en el libro colectivo “Narraciones de maestros”, coordinado por Isabel Cantón Mayo (Barcelona, Ed. Davinci, 2010) y está dedicado a mis “jóvenes” alumnos (en su mayoría de la tercera edad) del Taller de Escritura Creativa del Centro Cívico La Asunción.

LA AUTOESTIMA EN UN CHARCO DE AGUA SUCIA

Por ELOÍSA OTERO

A los ‘jóvenes’ escritores de La Asunción
por su estímulo y magisterio.

Bernardo se derrumbó sobre el sofá, casi incapaz de hablar, de desahogarse. Como si una terrible pesadilla se hubiera instalado en su realidad cotidiana. Como si un mal viaje de aquellos ácidos que probó en los años 70 se hubiera prolongado en el tiempo.

¿Qué puede llevar a un maestro a no querer estar frente a sus alumnos?

Ayer por la mañana se había sentido absolutamente acorralado en clase, cuando intentó expulsar a Jordan, un alumno conflictivo, y éste, tranquilamente, le dijo que no, que no se iba, entre las risotadas de sus compañeros. “Y cuidadín, Bernardo, que como te pases conmigo sí que te voy a hacer la vida imposible”, le amenazó el chaval.

Salió del instituto nervioso, sin saber muy bien cómo actuar. Por la tarde, más calmado, decidió llamar por teléfono al padre del alumno. Le respondió un ser embravecido, sobrepasado por los acontecimientos. “¿Para qué va mi hijo al instituto entonces? Para que lo eduquen. Si usted no sabe, dedíquese a otra profesión, pero no me venga con milongas”.

Intentó tranquilizarse una vez más, incluso se tomó una pastilla para dormir y no seguir dándole vueltas al asunto. Pero cuando hoy, al mediodía, encontró su coche con las cuatro ruedas pinchadas… las lágrimas, de pronto, nublaron sus ojos. Bernardo tenía prisa y, al otro lado de la verja que separa el instituto de la calle, Jordan sonreía, desafiante, con displicencia, junto a tres de sus colegas.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios