OPINIÓN / VILANOS

Los matemáticos no juegan a la lotería

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 27 de noviembre de 2016 en El Día de León)

Hace más de 200 años, Thomas Jefferson, el que fuera tercer presidente de Estados Unidos, dijo (o al menos a él se le atribuye la frase): “El desconocimiento de las matemáticas convierte a la lotería en un impuesto que recae solo en aquellos que quieren pagarlo de buena gana”. Las cosas no han cambiado mucho. La lotería sigue siendo un impuesto estatal que pagamos de forma voluntaria por invertir en la quimera de una lluvia repentina de dinero que dará un respiro a nuestros agujereados bolsillos, sobre todo ahora que, en general, cada vez somos más pobres y ni siquiera el trabajo es capaz de garantizarnos una vida decente y digna.

Quien más gana con la lotería es el Estado que, a través de Hacienda (y Hacienda “somos todos”), se embolsa un 30% del dinero recaudado y además le arranca un mordisco del 20% a cada uno de los premios mayores de 2.500 euros. Fue en 2013 cuando Cristóbal Montoro instauró esta última tributación a título de “impuesto de solidaridad temporal”, para ayudar a que España cumpliera sus objetivos de ajuste. Y ahí se quedó. (Según la asociación de loteros ANAPAL, la medida de Montoro ha causado un descenso del 20% en las ventas).

Se calcula que cada leonés gastará este año una media de 88 euros en la Lotería de Navidad. Como curiosidad, decir que la imagen de cada uno de los 160 millones de décimos puestos a la venta en 2016 se centra en un retablo de una capilla de la catedral de León, la capilla de San Ildefonso (el mismo santo que da nombre al colegio madrileño cuyos niños llevan más de dos siglos cantando los números de la Lotería Nacional). Otro dato anecdótico: en León solo ha tocado el Gordo del sorteo navideño cuatro veces en más de 200 años.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios