Archivos para las entradas con etiqueta: Antonio Pereira

Antonio Pereira, en su casa de Papalaguinda (León), en una foto tomada el 09/03/1995.

Antonio Pereira, nacido en 1923 en Villafranca del Bierzo y fallecido el 25 de abril de 2009 en León, es sin duda uno de los autores leoneses más queridos. Este texto fue leído en la mesa redonda titulada “Las mujeres leen a Antonio Pereira”, que se celebró en el salón de actos de Caja España, en León, el 4 de noviembre de 2011, en compañía de María Rodríguez, Amelia Gamoneda, Julia Barella y Carmen Busmayor. Posteriormente se editó un libro, “Las mujeres leen a Antonio Pereira” (Breviarios de la Fundación Antonio Pereira, León, 2013), coordinado por Busmayor, en el que se reúnen las cinco intervenciones de aquel día.

“Con el oído atento”

Por ELOÍSA OTERO

“¿Te asombras de que otros pasen junto a ti, y no sepan, cuando tú pasas junto a tantos y no sabes, no te interesa, cuál es su pena, su cáncer secreto?”
C. PAVESE

A mí no sólo me gusta la literatura de Pereira, sino que me gusta mucho Pereira, su genio y figura. Es el escritor auténtico, curioso, el observador atento. Es el viajero que anota, y que de todo saca provecho: de lo que ve, de lo que escucha, de lo que huele, palpa y saborea. Es un narrador con los cinco sentidos y uno más, el sexto, ese que le dice dónde puede haber una buena historia. Es ahí donde Pereira aviva el entendimiento y aguza todavía más sus cinco sentidos para percibir mejor y con más detalle. Pero, a eso, todavía suma un sentido más, el séptimo, tan importante en su obra y en su vida: el sentido del humor, que él siempre cultivó como un tesoro.

“¿Cómo crees que se puede vivir en un mundo tan absurdo como éste y tan lleno de penas, sino es con la ironía y el humor? Son armas para sobrevivir, para no pedir la eutanasia a voces”, decía.

Ahora bien, por encima de todo… Antonio era alguien que escuchaba. No que ‘supiera’ escuchar. Sino alguien que estaba ‘a la escucha’, que ponía atención a las historias que todos contamos, cuando contamos la vida.

Por eso es un maestro del relato. Y un maestro de la literatura oral. Era un conversador inigualable, todo un seductor con la palabra y aún más con su simpatía… A su lado las horas pasaban sin darse cuenta, entre risas y anécdotas que daban muestra de una vida plena, marcada por la poesía y por el amor al lenguaje sencillo de las gentes, al lenguaje capaz de tocar el corazón.

¿No cree que los cuentos nos aportan la dosis de imaginación y fantasía que hacen la vida más soportable?, le preguntaron en una ocasión.

“Absolutamente cierto, y esto vale para todos los géneros literarios e incluso para el arte en general”, contestó Pereira.

Escribir, viajar, relacionarse con las personas y conocer mundo confluyen en él en mágica armonía. “Confieso que he volado, pero que esa libertad de las alas avivaba la nostalgia de mis raíces”, escribe este aventurero cuyas raíces en Villafranca se extendían hasta Galicia y Portugal… territorios mágicos a los que él sentía pertenecer, y que forman parte de su manera de estar en el mundo y de mirar el mundo.

Cuenta que empezó a escribir para conquistar a las chicas de su pueblo “y a las forasteras que llegaban a pasar el verano”. Pero la escritura le caló hondo, y su huerto más íntimo fue la poesía.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Úrsula Rodríguez posa para Adrián, el fotógrafo que sustituye a Ana M. Díez (durante las vacaciones) en El Día de León. Foto: Eloísa Otero.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ÚRSULA RODRÍGUEZ HESLES

LEONESA POR AMOR

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 15 de julio de 2017 en la última página de El Día de León)

“Tengo el corazón partío… Aunque nací en Jaén, soy leonesa y andaluza, y muy afrancesada además”. Úrsula Rodríguez Hesles es una mujer culta, vivaz y hermosa en las arrugas que trazan el mapa de una vida plena, rebosante de aventuras. Durante más de cincuenta años compartió su vida con el escritor leonés más añorado y querido, Antonio Pereira. Y desde que él falleció, en 2009, se ocupa de que la Fundación que lleva su nombre, creada bajo los auspicios de la Universidad de León, sirva para preservar y difundir el legado del genial autor nacido en 1923 en Villafranca del Bierzo.

Durante nuestra conversación en su casa de Papalaguinda, con vistas a Poniente, Pereira está presente en todo momento: en sus libros, en las fotos de los estantes y, sobre todo, en las decenas de anécdotas que va desgranando Úrsula (incluidos varios micro-relatos inéditos sobre la figura del pesimista, como ese que dice: “Entró en el pajar y se clavó la aguja”). “Antonio nunca vivió de la literatura, y eso le dio mucha libertad. Pero sigue siendo un gran desconocido, aunque como cuentista… ¡es de lo mejor que ha habido en los últimos 50 años!”. La propia Úrsula, con la ayuda del poeta Juan Carlos Mestre, se ocupó de recopilar los relatos completos de Pereira en el libro ‘Todos los cuentos’ (Siruela, 2012). ¿Se reconoce ella en alguno? “Sí, en muchos. En el titulado ‘El síndrome de Estocolmo’, por ejemplo, me veo claramente”, afirma. Y rememora la anécdota real que inspiró esa historia (un extraño secuestro que sufrieron durante un viaje a Puerto Rico), explicando que “Antonio era muy dado a mezclar realidad y ficción”.

Leer el resto de esta entrada »