Archivos para el mes de: marzo, 2018

“Cuéntame la verdad, sí.
Pero a ver cómo me la cuentas”

Algunas fotos de la puesta en escena del recital músico-poético “Cuéntame la verdad, sí. Pero a ver cómo me la cuentas”, de Chefa Alonso y Eloísa Otero, por distintas provincias de Castilla y León, con la Fundación Jesús Pereda (CCOO), dentro del programa “M de Marzo, M de Mujeres”.

Visitamos Burgos, Valladolid y Segovia (días 14, 15 y 16 de marzo de 2018):

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Se trata de un espectáculo íntimo y delicado, en el marco de la escena poética actual, en el que la improvisadora Chefa Alonso pone la música con sus pequeños instrumentos de percusión mínima y su saxo soprano demostrando que se puede hablar sin palabras mientras la poeta leonesa Eloísa Otero recita una selección de poemas de sus dos libros, Cartas celtas y Tinta Preta, así como poemas inéditos. Con este recital se quiere rendir homenaje a las mujeres que ponen su propio granito creativo al panorama cultural apuntalando, también desde lo cotidiano y lo hermoso, la reivindicación feminista.”

Más información:

Anuncios

Redactores y colaboradores de El Día de León. Navidad 2017.

El pasado 3 de marzo de 2018, la delegación del semanario El Día de León cerró sus puertas. Guardo con cariño esta imagen de la comida de Navidad, con el director Fernando Aller (justo detrás de mí) y el equipo de redactores y colaboradores.

Ha sido un placer haber compartido estos últimos 20 meses con una redacción muy joven y entusiasta, que se ha caracterizado por su buen hacer periodístico. Y siempre es una pena que un buen periódico cierre así, de un día para otro, casi sin avisar…

 

Haz un click para ir a la noticia…

El 8 de Marzo, en León, las periodistas paramos…

Las periodistas paramos…

Las periodistas paramos…

M de Marzo, M de Mujeres:

“Cuéntame la verdad, sí.
Pero a ver cómo me la cuentas”

Un recital poético-musical de
Eloísa Otero & Chefa Alonso

14 de marzo: Burgos:
A las 20 horas, en Que Thomas (calle Huerto del Rey, 8 / La Flora).

15 de marzo: Valladolid:
A las 20 horas, en​ Sinners Club (Plaza Universidad, 11).

16 de marzo: Segovia:
A las 19 h​oras, en el Centro Cultural San José Obrero.

— — —

Organizado por la Fundación Jesús Pereda
(CCOO de Castilla y León)

— — —

MÁS INFORMACIÓN:

Chefa Alonso y Eloísa Otero confluyen en un recital poético-musical que girará por Burgos, Valladolid y Segovia

OPINIÓN / VILANOS

Sobre el aumento de la infelicidad

“El aumento de la infelicidad tiene que ver con las cosas que dejamos de hacer por estar conectados, más que con los efectos directos de estar conectados. Y es para pensarlo, sí. Y para desconectarnos un poco. Está claro que lo necesitamos.”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 3 de marzo de 2018, en el último número de El Día de León)

Dentro de dos meses se cumplirán 50 años de aquel mayo del 68 que marcó un antes y un después en tantas cosas. Aquella fue “la mayor revuelta estudiantil y la mayor huelga general de la historia de Francia, y posiblemente de Europa occidental, secundada por más de nueve millones de trabajadores”, según la Wikipedia. En aquel entonces yo acaba de cumplir 6 años, la televisión no había llegado a aún a todos los hogares españoles y tampoco el hombre había pisado la luna. “La imaginación al poder”. A partir de ahí fueron muchos los que creyeron en la posibilidad de cambiar las cosas…

¿Cómo somos ahora? ¿De qué manera han ido cambiando qué cosas? Leo un artículo de Fernando Navarro, sobre la subcultura del entretenimiento vacío, titulado: “La idiotización de la sociedad como estrategia de dominación”, en el que explica cómo se ha establecido un sistema muy sutil, sobre todo a través de la televisión y sus programas basura, que con sus estupideces forjan nuestras estructuras mentales. “De lo que se trata es de convencernos de que nada puede hacerse: de que el mundo es tal como es y es imposible cambiarlo. (…) El entretenimiento vacío ha conseguido la proeza extraordinaria de hacer que los valores del capitalismo sean también los valores de los que se ven esclavizados por él. (…) A los individuos ya no les queda más energía para cambiar las estructuras opresoras (que además no son percibidas como tales), ya no les queda fuerza ni cohesión social para luchar por un mundo nuevo”. Y no es solo eso. Como afirma Joaquim Bosch, portavoz de Jueces para la Democracia, y como hemos podido comprobar especialmente en las últimas semanas, “tenemos menos libertad ahora que en los 80”. ¿Nos importa? Se diría que poco. En estos tiempos en que los jóvenes lo tienen tan crudo (según un estudio del European Trade Union Institute sobre la calidad del empleo en la Unión Europea, resulta que España es el país de la UE con peores condiciones de trabajo), hoy los que salen a la calle son abuelos y abuelas, para protestar por sus pensiones irrisorias.

Los tiempos han cambiado mucho, demasiado, en los últimos años. Ahora mismo lo real y lo virtual, lo digital y lo analógico, lo fantástico y lo imaginario, lo auténtico y lo falso, lo espiritual y lo simbólico… se articulan de forma cada vez más y más compleja. También los afectos. “Echo de menos el contacto”, dice un padre. Se queja de que su hijo adolescente se encierra en la habitación, para enchufarse a sus pantallitas y al móvil. “Apenas le vemos, no hay manera de hablar de nada, en cuanto le contradices en algo se enfada y desaparece en su cuarto”. Y ojalá fuera posible revertir ese alejamiento con solo hacer una pizza… Pero la adolescencia siempre ha sido problemática, para los propios jóvenes y para sus mayores. Cinco siglos antes de Cristo, el filósofo Sócrates ya dijo eso de: “Los niños de hoy día son unos tiranos. Contradicen a sus padres, engullen la comida y tiranizan a sus maestros”.

Leer el resto de esta entrada »