OPINIÓN / VILANOS

“Hoy comamos y bebamos y cantemos y holguemos…”

“Resulta curioso que, en lo que se refiere a noticias relacionadas con la Cultura, esta ciudad y esta provincia, pero también la comunidad de Castilla y León, salgan casi siempre mal paradas”

“Regocijémonos, a pesar de todo, porque estamos en León, capital del Reino y de la gastronomía española, y febrero, según el calendario oficial, es el mes del chorizo”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 17 de febrero de 2018 en El Día de León)

En una provincia tan literaria como la nuestra, con tantos escritores por metro cuadrado… un titular como éste no deja de sorprender: “Los leoneses leen menos que el resto del país”. Pero claro, los escritores leoneses nunca han sido profetas en su tierra. Según el último informe del Gremio de Editores de España (FGEE), el 57,8% de los leoneses asegura leer libros en su tiempo libre, al margen del trabajo o los estudios (la media nacional es de 59,7%). Podría parecer que no es para tanto, ya que incluso ha aumentado el número de lectores (4,3 puntos porcentuales desde 2011), pero, dando la vuelta a esos porcentajes, resulta que el 42,2% de los leoneses (en España el 40,3%) es absolutamente inmune a los encantos y valores del libro. En Finlandia, el país que más ama a los libros y cuyas escuelas son la envidia de cualquier sistema educativo, los ciudadanos leen una media de 47 libros al año. En España la media oscila entre 7 y 9 (alguno menos en León). En realidad quizá leamos mucho menos incluso de lo que dicen las estadísticas, y me refiero a leer libros con la actitud necesaria (tranquila, atenta, reflexiva) para que las palabras calen y no resbalen.

Nuestra Comunidad autónoma, además, se sitúa en el “penúltimo” lugar del país (el último puesto lo ocupa Canarias) en relación a la compra de libros: solo el 39,4% de la población castellana y leonesa mayor de 14 años aseguró haber comprado un libro —excluidos los de texto— el año pasado (en España el porcentaje sube al 47,3%). En concreto, la media de libros comprados en nuestra comunidad en 2017 fue de 5,5 por persona, mientras que la media nacional ascendió a 8,6.

Resulta curioso que, en lo que se refiere a noticias relacionadas con la Cultura, esta ciudad y esta provincia, pero también la comunidad de Castilla y León, salgan casi siempre mal paradas.

Hace unos días la concejala socialista Evelia Fernández ponía sobre la mesa el hecho de que León haya descendido siete puestos en el ‘ranking’ que la Fundación Contemporánea realiza anualmente sobre la actividad cultural en España. Y recordó que León llegó a ocupar, en el año 2009, el puesto octavo dentro de ese listado nacional que valora las ciudades españolas por la calidad e innovación de su oferta cultural. “Tras seis años de Gobierno del PP se ha dado totalmente la espalda a la cultura, con descenso del presupuesto, falta de compromiso y falta de implicación, y esto nos sitúa en el puesto 24, muy alejado de las ciudades con pujanza ahora mismo y fuera del top 10 que abandonó en 2012, y del top 20 del que desapareció en el año 2015”, advierte la edil socialista, al tiempo que pide al equipo de Gobierno “nuevos proyectos culturales” y un “incremento del presupuesto”.

Sin embargo, si echamos la vista atrás en esta ciudad, son muchos los proyectos que se han ido quedando por el camino, o que resultaron no ser más que un bluf, tanto con el PP como con el PSOE: el Centro Coreográfico, el Centro Nacional de Artes Escénicas y de las Músicas Históricas (ahí sigue el Teatro Emperador deteriorándose sin remedio), la Feria internacional de literatura infantil y juvenil “Leer León”, la Casa del Escritor, la candidatura de León para convertirse en Ciudad de la Literatura de la UNESCO…

En el ‘ranking’ autonómico hasta el MUSAC ha descendido tres puestos y ya ocupa el quinto lugar en eventos culturales, por detrás de la Seminci, el Museo de la Evolución Humana, la Feria de Teatro (Ciudad Rodrigo) y el Festival de Teatro y Artes de Calle (TAC) de Valladolid. En ese listado solo consta un evento más vinculado a León: el festival Vive la Magia, que aparece por primera vez y ocupa el puesto 13. El MUSAC, además, se encuentra en el puesto 34 del barómetro de referencia cultural elaborado por 150 expertos en programación; los mismos que en 2009 lo posicionaron en el noveno puesto nacional.

También la Fundación Jesús Pereda, vinculada a CCOO, hizo público a primeros de año el informe “La Cultura en Castilla y León 2018”, en el que se analizan asuntos como el empleo cultural, las empresas culturales, la financiación pública de la cultura, el gasto de las familias en este sector, el turismo cultural…. Considera este estudio que “la cultura ha sido una de las grandes perjudicadas, y sacrificadas, en los últimos años, por la sucesión de ajustes de todo tipo”. Solo el presupuesto autonómico en materia cultural ha pasado de casi 139 millones de euros en 2007 a poco menos de 58 millones en 2015, último dato disponible, con lo que el descenso se cifra en el 58%. Castilla y León se sitúa por debajo en casi todos los parámetros vinculados con la industria cultural en España, excepto en el “gasto en fiestas y festejos” de los Ayuntamientos, que son los que copan las mayores tajadas. “La crisis se ha llevado por delante la mitad de los recursos económicos destinados a cultura, afectando muy especialmente al capítulo de inversiones reales. (…) Ningún espacio queda a salvo de las amputaciones más severas. (…) Buena parte de la actividad cultural, además, no tiene el signo de lo asalariado, sino que es llevada a cabo con el formato del autónomo, mini-empresa, dedicación informal o figuras similares…”.

El informe reconoce, no obstante, que la actividad cultural “es generada y efectuada en numerosos casos por asociaciones e individuos que escapan del referente empresarial y asalariado. No es desdeñable cuanto realizan, pero no es sencillo encontrar estadísticas ni referencias que nos permitieran tratarlos también en este estudio”. Sin embargo, este es precisamente uno de los aspectos más relevantes de la actividad cultural en cualquier lugar, pueblo o ciudad…

Regocijémonos, a pesar de todo, porque estamos en León, capital del Reino y de la gastronomía española, y febrero, según el calendario oficial, es el mes del chorizo. La antigua égloga de Juan del Enzina nos vine, aquí, al pelo: “Hoy comamos y bebamos, y cantemos y holguemos, que mañana ayunaremos…”

Anuncios