Archivos para el mes de: octubre, 2017

Recitando con Nuria Ruiz de Viñaspre, en el CentroCentro (Madrid, 2013). Haz un CLICK para ir a la reseña de Francisco Caro…

Reseña del poeta Francisco Caro, en su blog Mientras la luz, de un recital ofrecido por Eloísa Otero en CentroCentro (Madrid) el 19 de diciembre de 2013, dentro del ciclo Favorables Madrid Poema organizado por Juan Carlos Suñén.

Anuncios

Manuel AO, Mareva Mayo, Víctor M. Díez y Eloísa Otero en la timba poética en la sede de Pi. Fotografía: Juan Luis García.

“Antes de la extinción”, timba poética de participación abierta, organizada por OLLAGORU, festival independiente de polipoesía que tuvo lugar en UAW/MF, la sede de Producciones Infames en la noche del sábado 28 de octubre de 2017, a partir de las 00.30 horas.

  • El álbum completo de fotos que hizo esa noche Juan Luis García → AQUÍ

 

Página de El Día de León.

OPINIÓN / VILANOS

Seso, sexo, redes y chats

“Tenemos millones de mundos e inframundos al alcance del pulgar, miles de puertas abiertas a la aventura del conocimiento compartido, pero también miles de puertas hacia lugares oscuros”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 28 de octubre de 2017 en El Día de León)

“Yo, si tuviera una columna de derechas, la titularía: ni don Juan ni Juanito. El colmo de la equidistancia”. La cita es de Y. B., autor con G. Q. del libro “No me acuerdo”. Y, además de hacerme gracia, viene al pelo para ilustrar la sensación de vivir en un país surrealista que nos acompaña estos días. Me gustaría componer una columna solo con citas de distintos autores (algún día lo haré), como si fuera una obra musical con distintas voces, sobre todo ahora que, por el cambio de diseño de este semanario, tengo que escribir más que antes para llenar este espacio. Lo que me pregunto es cuántos de los posibles lectores de esta columna llegarán a leerla entera. Porque eso de “leer” es un ejercicio venido a menos, como quedó patente en el congreso Capital del Columnismo que hace unos días acercó a León a algunas de las grandes plumas de la prensa española (20 hombres y 5 mujeres). Y aunque este congreso no se viera precisamente colmado de público, sí que ha dado mucho de sí, por lo menos en algunas redes y chats de wasap.

Las actividades culturales reúnen a veces a un público mínimo, pero peor sería que no las hubiera. Las últimas semanas han estado especialmente repletas de actos en León, por donde pasó el novelista rumano Mircea Cartarescu, Premio Leteo 2017, quien se definió a sí mismo como “un hombre que escribe para entender su situación”. Y como la cultura es sobre todo un lugar de encuentro, entre gentes que coinciden asidua o puntualmente para trasmitir, recibir y compartir experiencias, conocimientos, energías y posibilidades creativas… (algo refrescante y muy recomendable para tener la mente abierta), el martes me acerqué al Musac para asistir a “Usuario”, una de las propuestas del festival independiente de polipoesía Ollagoru. Allí, en una pequeña sala del museo, entre 25 y 30 personas asistimos a una singular performance, concebida como un experimento social de carácter escénico, y que consistió en la intervención performativa de tres actores de la compañía Acéfalo Narciso en una plataforma de video chat en directo.

Leer el resto de esta entrada »

La esquiadora María Martín-Granizo Ferreiro, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MARÍA MARTÍN-GRANIZO FERREIRO / Esquiadora

PASIÓN POR EL DEPORTE

Su cara de felicidad cuando esquía “a toda pastilla” lo dice todo. María es una fenómena que rompe barreras… “¡A fuego Leita!”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 21 de octubre de 2017 en la última página de El Día de León)

A sus once años, María Martín-Granizo Ferreiro (León, 2006) puede presumir de ser la primera esquiadora española con discapacidad que compite en la Copa Cordillera Cantábrica y en el circuito alpino Audi Quattro Cup “de forma inclusiva”, es decir, con esquiadores que tienen dos piernas. Aunque María solo tenga una, eso nunca ha sido un problema para ella, todo lo contrario, le ha servido de acicate. “Como dice mi hermano Rodrigo, en vez de minusvalía tengo masvalía”, apunta con una enorme sonrisa. “Me encanta esquiar desde bien pequeñita, soy súper rápida… Y aunque no quede la primera, no me importa, porque mi premio es pasarlo bien, romper barreras y enseñar a otros a que pueden hacerlo”. Cuando tiene que ir a una carrera dice que se despierta “con un humor de perros, pensando en si va a hacer buen día o si la nieve estará en buenas condiciones”. Sin embargo, no es éste el único deporte que la apasiona. María aprendió a andar en bici con seis años y también practica natación, surf, patinaje en línea y este año se ha apuntado a kárate con su hermana.

Sabe que todo se lo debe a sus padres, Rafa Anel y Natalia, fanáticos de los deportes de montaña. “Ellos son muy divertidos y siempre me han animado a hacer cosas y a no tener miedo por ser diferente. Empecé a esquiar a los cinco años y de pequeña no podía competir con niños de dos piernas. Así que me puse a entrenar duro para poder hacer lo mismo que Cecilia, mi hermana melliza, y mis padres convencieron a la Federación para que pudiera competir en las mismas condiciones que el resto”. Desde hace cinco años María forma parte del Club Deportivo Leitariegos, el único Club inclusivo de esquí que existe en España. “Me han apoyado muchísimo: los del Leita, donde mi tío Julio Anel es entrenador, y los del equipo de la ‘Fundación También’, de la que Irene Villa y Teresa Silva son miembros destacados. Todos son súper majos conmigo y me han ayudado a superarme. Y mi tío Isaac, fisioterapeuta, que me cuida y me da masajes todas las semanas”.

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

¿La independencia era el McGuffin?

Necesitamos políticos con otra “actitud”, que contribuyan a mejorar nuestras condiciones de vida, no a empeorarlas

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 14 de octubre de 2017 en El Día de León)

Diez de octubre. Me he pasado la tarde trabajando en el ordenador y, aunque la tele estaba encendida, reconozco que no me he enterado de casi nada. Alguien acaba de poner en facebook: “Puigdemont ha aceptado el consejo de Ada Colau. ¡Bien!”. En el muro de otro amigo (F.T.) leo esta otra ironía: “La declaración de independencia que se pactará será una declaración en diferido en forma efectivamente de simulación, simulación de lo que hubiera sido en diferido en partes de lo que antes era una declaración de independencia…”.

Leer el resto de esta entrada »

Mónica Jorquera, con su violonchelo (y una de las muñecas de su proyecto-exposicón “Trazos de memoria”), en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MÓNICA JORQUERA

LA INQUIETUD CREATIVA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 7 de octubre de 2017 en la última página de El Día de León)

“Si tuviera que salir de casa corriendo, por un incendio… me llevaría el chelo, sin duda”. Mónica Jorquera (León, 1987) concita en sí dos pasiones: la música y las artes plásticas, de forma innata y vocacional. Su padre, Francisco, es médico; su madre, Manuela, técnico de laboratorio. “En mi familia nadie toca ni la pandereta, aunque mi madre pinta en plan amateur y es súper creativa a la hora de resolver problemas. Lo de la música lo tuve claro desde pequeña. También me gustaba leer y escribir cuentos. Pero lo del arte es algo que he ido conquistando”, explica. De hecho, su exposición ‘Trazos de memoria’, que hasta el 15 de octubre se puede ver en la galería Ármaga, además de belleza y fuerza poética contiene un relato: el de una niña que se marchó de su pueblo y, al volver, intenta reconstruir la casa de los abuelos a base de sus recuerdos infantiles. “Yo no tengo pueblo, es algo que echo de menos. Y el tema de la familia y el hogar me persigue desde mi primera exposición en 2014, lo he asumido y es algo sobre lo que quiero seguir trabajando”.

Se define como inquieta, muy curiosa y con mucho nervio: “Por dentro soy un torbellino”. Estudió diez años de violonchelo (grado medio) y cursó Bellas Artes en Salamanca, donde sufrió “un bloqueo terrible” y los profesores Pepe Fuentes y Concha Sáez le ayudaron a saber por dónde tirar. Completó la carrera con un Máster de Grabado en Castellón, empezó a explorar nuevas técnicas (como el grabado sobre barro) y, cuando regresó a León para desarrollar distintos proyectos con el colectivo Galbana (que fundó en 2008 junto a nueve compañeros de la Facultad), optó por cursar aquí el Ciclo Superior de Grabado en la Escuela de Artes. “Cuando terminé la carrera tuve una crisis de futuro. No es que nos prometiesen mucho a los de mi generación, pero no sabía que todo fuera tan difícil. Hice las prácticas de profesorado, descubrí que me encantaba dar clase, pero no me gusta nada cómo está planteada la enseñanza, así que descarté opositar”.

Leer el resto de esta entrada »