Archivos para el mes de: septiembre, 2017

OPINIÓN / VILANOS

Necesitamos nuevos horizontes

Unamuno definió el nacionalismo como “la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 30 de septiembre de 2017 en El Día de León)

Nadie sabe qué pasará este domingo, 1 de octubre, ni qué pasará a partir del lunes, día 2. ¿Se desbordará “la cosa”? ¿No se desbordará? ¿Se ha desbordado ya? Todo es oscuro. Empezamos a ignorar de dónde venimos, y tampoco sabemos muy bien a dónde vamos.

Me gustaría citar aquí al gran periodista Ryszard Kapuscinski, un párrafo de su libro ‘Los cínicos no sirven para este oficio’: “Estoy convencido de que el siglo XX ha sido un siglo extremadamente fascinante. Generalmente, ha sido descrito como un siglo de desastres: la Primera y la Segunda guerras mundiales, las dictaduras, los regímenes totalitarios, el fascismo, el comunismo… Yo creo que en el siglo XX hemos vivido una experiencia histórica única: la creación de un planeta independiente”. Y lo argumenta de esta manera: “Si cogemos un mapa de nuestro planeta tal y como era a principios de siglo y uno de como es al final, tendremos dos situaciones completamente distintas. En la primera encontramos pocos estados independientes, y el resto del mundo vive bajo la dependencia colonial o semicolonial. Hoy encontramos casi doscientos estados independientes, y su número sigue creciendo todavía. El colonialismo ha dejado de existir y las colonias ya casi no existen. Aunque el nivel económico de muchísimas naciones es bajísimo, aunque existen sociedades muy infelices, vivimos en un mundo en el que casi seis mil millones de personas son, por lo menos nominalmente, seres humanos políticamente independientes. Creo que ésta es una característica positiva de nuestro siglo”. Kapuscinski se consideraba “uno de los testigos de este fenomenal acontecimiento, que nunca antes había ocurrido en la historia de la humanidad, y que no volverá a repetirse”. Y a contarlo dedicó toda su obra y su vida.

Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Alberto Díaz, con un ovillo de hilo de lana de oveja merina española y trashumante, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

ALBERTO DÍAZ

AL HILO DE LA TRASHUMANCIA

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 23 de septiembre de 2017 en la última página de El Día de León)

Como actor, Alberto Díaz tiene un rostro muy reconocible. También es guionista y realizador. Pero detrás de su imagen pública se esconde un trabajador incansable y un emprendedor imaginativo. Aunque estudió Informática, lleva más de 30 años en el campo de la moda y la costura, que es lo que le da de comer, como asesor de grandes marcas nacionales e internacionales. También ha montado empresas de diseño y confección y se ha arruinado en varias ocasiones, pero siempre fue capaz de renacer de sus cenizas. “Me gustan los retos”, afirma. Cuando habla de su último proyecto, la plataforma ‘Made in Slow’, y de cómo ha logrado desarrollar un hilo de lana de oveja merina española único en el mundo, transmite pasión.

Fue en 2014 cuando Fito y María José, propietarios de La Somoza Bar-Gastronómico, le propusieron realizar una película para unas jornadas sobre la trashumancia. “Me puse a investigar, pero se me cayó el alma a los pies al ver cómo estaba el sector. Porque la trashumancia va a desaparecer, y con ella más de 800 años de cultura y biodiversidad”. Así que, en lugar de hacer la película, decidió emplear su energía en “inventar” algo para revertir la situación. Para ello contó con dos personas clave, Manuel Rodríguez Pascual, una eminencia en el tema, y Félix García, experto en mastines y careas, quienes le pusieron en contacto con pastores y ganaderos. “En España la lana de las ovejas merinas se vende muy barata a China y a Italia, no se trasforma en un valor añadido. Pero esa lana tiene una calidad excelente para hacer diferentes hilados”, explica. A partir de ahí, buscó cómo fabricar algo que no existía en el mercado: un “hilo de lana de oveja merina, española y trashumante”, con el que ha empezado a crear “productos con alma”, bajo criterios de sostenibilidad.

El objetivo final de ‘Made in Slow’ (madeinslow.com) es “reivindicar y recuperar la trashumancia, creando una serie de productos relacionados con la lana merina trashumante, dando valor a la misma y repercutiendo parte del beneficio en el pastor, para que de esta manera sea viable su oficio. ¿Qué hacemos? Visitar a los pastores, comprobar que son trashumantes o trasterminantes, y apalabrar la compra de lana. Todos los procesos industriales que intervienen en la fabricación del hilo se hacen en España”.

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

Sobre la muerte de los pueblos

Como dice Luis Antonio Sáez, “un maestro, conexión a Internet o una asociación cultural pueden dinamizar más un territorio que un polígono industrial”

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 16 de septiembre de 2017 en El Día de León)

En cuatro pueblos leoneses —Villademor de la Vega, Lillo del Bierzo, Susañe del Sil y Santa María de la Isla— este año se han cerrado las puertas del cole. En ninguno de ellos se ha podido cubrir el cupo mínimo de cuatro estudiantes, de entre 3 y 12 años de edad, para continuar con la enseñanza Infantil y Primaria. En toda Castilla y León suman 14 las localidades donde, a partir de este curso, las escuelas no volverán a abrir sus puertas hasta… ¿quién sabe cuándo? quizá nunca más. El fenómeno es imparable, y se repite año tras año. Vivimos en la comunidad autónoma más envejecida de Europa, perdemos población a pasos agigantados, la falta de oportunidades laborales está impulsando a los jóvenes y no tan jóvenes a emigrar a donde sea en busca de alguna oportunidad, porque aquí ya no hay ninguna. Cada vez resulta más difícil vivir en un pueblo. El mundo rural hace tiempo que entró en coma, y no parece que haya marcha atrás. En algunas localidades el panorama es absolutamente desolador.

Sin embargo… “un maestro, conexión a Internet o una asociación cultural pueden dinamizar más un territorio que un polígono industrial”. Lo dice Luis Antonio Sáez, profesor de Economía y director de la nueva Cátedra de Despoblación de la Universidad de Zaragoza. Y tiene todo el sentido. Fue el pasado mes de junio cuando la Universidad y la Diputación de Zaragoza anunciaron la creación de la primera cátedra de España dedicada a la despoblación. En estos meses de verano la cátedra ya ha participado activamente en la elaboración del plan contra la despoblación del Gobierno de Aragón, que se quiere aprobar en octubre. Según Luis Antonio Sanz, más que recuperar población el objetivo debería ser “mejorar la calidad de los vecinos que vivan en el medio rural”. Y es obvio. Los pueblos necesitan servicios sociales esenciales, básicos, como sanidad y educación. La conexión a Internet es tan fundamental en los tiempos que vivimos como el agua corriente, la electricidad o el teléfono. No se puede vivir sin eso. Y luego está la cultura, que no solo aporta calidad de vida, sino muchas otras cosas. Porque la cultura es, y puede ser, un importante motor de cambio y transformación de una realidad social y económica deprimida. Por poner un ejemplo: solo hay que fijarse en Bilbao para ver lo que ha supuesto para la ciudad –sumergida en un duro proceso de desindustrialización– un museo como el Guggenheim. En esta provincia también contamos con ejemplos de cómo un centro cultural puede funcionar como revulsivo para toda una comarca y más allá. En ese sentido la Fundación Cerezales resulta emblemática, o el Museo de la Minería y de la Siderurgia, en Sabero, o el MIHACALE de Gordoncillo…

Leer el resto de esta entrada »

Fuencisla Gómez, con su perra galga Uma, en la última página de El Día de León. / Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

FUENCISLA GÓMEZ ÁLVAREZ

JOYAS CON ENTRAÑAS

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 9 de septiembre de 2017 en la última página de El Día de León)

“De pequeña me las ingeniaba para inventar mis propios juguetes y ya entonces hacía pendientes, pulseras…”. Fuencisla Gómez (León, 1976) tiene claro que siempre le gustó hacer cosas con las manos. ¿Le viene de familia? “Mi tío es maestro carpintero, mi bisabuelo fue maestro fundidor, mi tía es pintora, mi madre hace grabado…”. La vida, sin embargo, le llevó por otros caminos antes de tener claro a qué quería dedicarse. Con 18 años se fue a Madrid, donde estudió Administrativo antes de trabajar en una compañía de transporte internacional. De ahí saltó a una de las principales productoras de televisión, Gestmusic, en la que estuvo siete años. “En esa época ya me había dado cuenta de que quería hacer joyería. Buscando alambres y piedras fui descubriendo tiendas viejas de abalorios y empecé a trabajar mis piezas, sin pretensiones, al tiempo que buscaba alguna escuela para aprender… pero tenía un horario de trabajo infernal y no pudo ser”. En un momento dado, Gestmusic le ofreció un traslado a Barcelona. Ella se lo pensó y optó por volver a León. Aquí encontró trabajo en una editora musical, State One. Cuando esta empresa tuvo un parón, se matriculó en el Centro de Oficios para aprender joyería. Y en 2012 montó su propio taller, ‘Moi Même’ (‘Yo Misma’), repartido en dos espacios, uno donde funde los metales y otro donde trabaja realmente, con su ‘astillera’ (mesa especial para joyeros, para lijar, pulir…), la ‘segueta’ (sierra de calar), limas, lastras, embutidora, banco de estirar… y un sinfín de herramientas.

Leer el resto de esta entrada »