Personajes / GELEN EFE

Gelen Efe en la última página de El Día de León. Fotografía: Adrián Gález / El Día de León.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

GELEN EFE

DEL VINILO AL PENDRIVE

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 29 de julio de 2017 en la última página de El Día de León)

Gelen Efe fue la primera mujer Dj de León, a finales de los 70, y sigue en la brecha, pinchando música aquí y allá, donde la llaman: Dickens Tavern, Bar Belmondo, Hotel Quindós, Delicatessen, Santo Martino, fiestas de barrio… Si antes pinchaba vinilos, ahora lleva consigo sus pendrives, en los que caben todos los temas que le gustan. Hemos quedado en el Macondo, un bar de moda en el entorno de Puerta Castillo, donde pinchó hace unos días. “Cuando pones música en un bar se trata de que la gente se quede y disfrute, que les dé rabia marcharse… A mí me encanta mezclar clásicos con novedades, en función del público y el lugar. Soy ecléctica, pincho desde los B52’S hasta Acid Arab, pasando por Stromae, Wilco o Devendra Banhart. Para escuchar jazz está tu casa. La gente quiere bailar…”. Su estilo ha creado escuela, y entre sus “alumnas” cita a Mónica Vicente.

Gelen nació en 1952 en Teverga (Asturias), el pueblo de su madre, “al pie de la senda del oso”, pero siempre vivió en León. Su padre era de Villahibiera, donde ella conserva la casa familiar (“Villa Modorra”) en la que pasa los veranos. De joven militó en el PCE (la echaron con otros 41 militantes) y estudió Sociología Política en la Complutense. A los 25 años se casó con el músico Kike Jiménez (Cardiaco) y se separó poco después. “Volví a León, empecé a pinchar en El Rosales, El Cawis… y a colaborar en prensa musical”. Recuerda su primer artículo, sobre el concierto de los Rolling en el Estadio Calderón, en 1982. “Allí estuve, al lado de Antonio Flores, y cayó una buena tormenta…”.

Se define como “inconsciente”. Pero su trayectoria apunta más a que es una curranta y una mujer emprendedora capaz de reinventarse una y otra vez, vital, pragmática, curiosa, dispuesta siempre a aprender cosas nuevas, con ganas de disfrutar de la vida. De joven tuvo trabajos esporádicos hasta recalar en Gráficas Celarayn, donde estuvo once años (ocho horas al día), compaginándolo con la realización de programas musicales en la radio, atrevidos y diferentes: “Solo para ellas“ (RNE), “Ensaladilla nacional” (COPE), “Chanel nº5” (RNE FM)… “Lo hacía yo todo (control, producción, guión, locución), y creo que lo hacía bien. Tuve que dejarlo por agotamiento”. Fue columnista en La Crónica de León, con el seudónimo de una sus heroínas de infancia: Mary Noticias. Pero sobre todo se la conoce por su gestión al frente de uno de los bares míticos del León nocturno de los 90: el Berlín, que durante ocho años “aglutinó a gente de muchos pelajes e ideologías, desde Isabel Carrasco a Zapatero”. Gelen tomaba fotos de todos los “parroquianos” y ahora las va colgando en “El muro del Berlín” (en Facebook). “Tengo 19 álbumes y voy por el tercero, hay miles de fotos…”. Además de acoger exposiciones y actividades culturales, en ese bar se produjeron muchos “flechazos”: allí conoció al dibujante Ernesto Rodera, su compañero desde hace casi 25 años.

En los 90, mientras tenía el bar, también condujo un magazín en Televisión de León, “Nosotros”. Lo dejó a los dos años porque “hacer televisión sin medios es muy difícil”. Lo mismo le pasó con Radio San Andrés FM y, cuando cerró el Berlín, probó fortuna en una empresa de inversiones (“una experiencia demoledora”), redactó contenidos turísticos para páginas de Internet, y trabajó en Rodríguez y Jular hasta que quebró. En los últimos años ejerce de “ama de casa”, y eso engloba cocinar, estudiar en la UNED, terminar Francés en la Escuela de Idiomas, aprender a coser, practicar taichí y gimnasia consciente y, profesionalmente, pinchar música. ¿Sus planes para el futuro? “Ser feliz y disfrutar con los amigos. No me importaría volver a hacer radio”. Desde hace años le tienta también montar un consultorio sentimental por internet. Aún está a tiempo…

 

Un comentario

  1. ¡Cuántos momentos trenzados, Mari Noticias! Compartimos casa, la de Manolo Jular, aquella noche inolvidable de rayos, truenos y cantos rodados en Madrid, aunque cada una iba con los suyos y creo que no llegamos a hablar… Sí recuerdo los zapatos puntiagudos de Kike delante de la puerta del dormitorio, como en los hoteles antiguos.
    En realidad, te conocí más tarde, en El Berlín, donde iba, con ilusión, cada vez que caía por León. La música que ponías era buenísima y el ambiente, más. Un día me dejaste pinchar un rato. Me encantó.
    Y también me entrevistaste en tu programa de la tele; no tengo ni idea qué te interesó, pero creo recordar que era invierno y yo iba de color marrón. 😉
    Y así, a poquitos, nos hicimos más amigas, e incluso viniste a Murcia con Rodera, a charlar sobre la web y sus secretos, y compartimos algún cliente de R&J.
    Desde que tenéis La Modorra es más difícil coincidir en el espacio-tiempo, excepción hecha de Facebook, que nos permite compartir cosas, como, por ejemplo, este artículo de Eloísa, a quien sigo virtualmente.
    Te animo a Periscopear y probarte como videobloguera o hacer podcast, y os felicito y agradezco a las dos esta semblanza, llena de recuerdines.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s