Archivos para el mes de: marzo, 2017

OPINIÓN / VILANOS

¿A quién le importa la cultura?

“Hoy, las políticas culturales son irrelevantes o brillan por su ausencia. El sector de la cultura ha sufrido la crisis como ninguno

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 18 de marzo de 2017 en El Día de León)

Apenas ha tenido repercusión mediática la III Conferencia Estatal de la Cultura que, hace una semana, reunió en Valladolid, durante tres días, a unos 200 gestores culturales de toda España. Quizá, como apuntó alguien en una de las mesas redondas, “la cultura de la que hablamos aquí no es relevante en la vida de la gente”. Quizá el hecho de que no hubiera alguien encargado de prensa (es decir, de redactar y resumir las ponencias e intervenciones para enviarlas a los medios que luego “copian y pegan”) también contribuyó a la poca visibilidad de un evento que, desde un principio, se ha disuelto en esa sociedad líquida que describió Zygmunt Bauman. Pero lo cierto es que la cultura no interesa, ni a los medios de comunicación, ni a los políticos, ni a la mayoría de los ciudadanos, más preocupados por cómo resolver el día el día en una sociedad cada vez más hostil.

¿Para qué sirve un encuentro como este? Para hablar de cómo está la cultura, para poner “en común” el estado de las cosas en lo cultural. Y realmente está bastante mal, a juicio de prácticamente todos los gestores, escritores, sociólogos, pensadores y otros participantes, aunque la directora general de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho, defendiera lo contrario en el discurso con el que inauguró oficialmente el evento. Y es que, según Mar Sancho, que se presentó a los asistentes como “escritora”, las industrias culturales “han sabido aguantar muy bien” los “duros años de la crisis”, a base de “innovación y talento”. Sí, nuestros políticos parece que viven bastante ajenos al duro mundo de la cultura (entendida como “hecho”, no como “negocio”). Y también a la política le faltan referentes culturales.

Leer el resto de esta entrada »

El fotoperiodista JM LÓPEZ en la última página de El Día de León. © Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JM LÓPEZ

UNA CÁMARA EN EL LADO OSCURO

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 11 de marzo de 2017 en la última página de El Día de León)

Hace poco que llegó de Roma, donde todavía se pueden ver sus fotografías en la exposición “Upfront”, reivindicativa de los trabajos de 23 fotógrafos españoles y latinoamericanos que retratan la guerra en el mundo actual.

José Manuel López (León, 1971) cuenta que se hizo fotógrafo por casualidad. “Empecé Geológicas en Oviedo, no me fue bien y me apunté a un módulo de Fotografía. Cuando volví a León surgió la posibilidad de hacer prácticas en La Crónica y me quedé once años”. Hasta que llegó la crisis y el periódico empezó a echar gente. “Fui el primero de los fotógrafos despedidos, en 2009”.

Antes de eso ya había empezado a viajar a lugares en conflicto, como Afganistán, cuando cayeron los talibanes. “Siempre me gustó hacer reportajes, de todo tipo, no solo de guerra. Y aprovechaba las vacaciones para irme por ahí. Porque en un periódico al principio aprendes muchísimo… pero con los años acaba siendo un poco aburrido”. Un reportaje que le impactó fue la exhumación de restos de represaliados en el Pozo Grajero de Lario (1998). “Fue de esas pocas veces que notas que tu trabajo sirve para algo; y aquello sirvió para dar un empujón a las asociaciones de memoria histórica, para buscar a los desaparecidos en todo el país”. Por eso, cuando se quedó en el paro, no lo dudó: viajaría a donde nadie quiere ir, para contar lo que sucede.

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

Diversidad e igualdad

“¿Cuándo dejaremos de hablar de hombres y mujeres para empezar a hablar de “personas”, con independencia del cuerpo, el género y la orientación sexual de cada cual?

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el sábado 4 de marzo de 2017 en El Día de León)

Mientras escribo estas líneas son ya 17 las mujeres asesinadas en España en los dos primeros meses de este año, víctimas de la violencia machista. Como dice la escritora Marifé Santiago Bolaños, ojalá llegue el día en que se hable de la violencia de género como algo del pasado, como se habla ahora del canibalismo en Atapuerca. Sin embargo, hasta que no se acepte la diversidad, no habrá igualdad, ni libertad, ni armonía, ni respeto. ¿Cuándo dejaremos de hablar de hombres y mujeres para empezar a hablar de “personas”, con independencia del cuerpo, el género y la orientación sexual de cada cual?

En un momento dado nos parece inconcebible que una asociación ultraderechista saque un autobús a la calle con un eslogan transfóbico que ha dado la vuelta a España sin necesidad de gasolina. Pero ese eslogan, que no voy a repetir aquí por razones obvias (y que abunda en la diferenciación discriminatoria y radical de sexos), parece grabado a fuego en nuestra sociedad, de múltiples formas. Hace solo unos días, por ejemplo, en un instituto de Villablino, un profesor de religión afirmó en una de sus clases que la homosexualidad es una enfermedad incurable. Un alumno le plantó cara y anunció que él era homosexual y que no se sentía enfermo. Un gesto valiente, por cierto, el de realizar una confesión así en medio de la clase. La respuesta del profesor fue desearle al alumno “una pronta recuperación” y que “pudiera ser una persona normal en el futuro”. El asunto ha llegado a la Consejería de Educación, que ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido, aunque lo más probable es que todo se quede en eso, en una anécdota más. Y sin embargo… la educación es vital en la construcción de una sociedad más justa e igualitaria.

Leer el resto de esta entrada »

"Diez años viendo desmoronarse el sector". Viñeta del dibujante vallisoletano José María Nieto.

“Diez años viendo desmoronarse el sector”. Viñeta del dibujante vallisoletano José María Nieto.

Le pregunto (en FB) al dibujante José María Nieto, a propósito de esta viñeta:

—¿Qué es para ti un periodista ahora mismo, viendo lo que has estado viendo?

Y contesta él:

—El narrador. Sin narrador no hay relato. Sin relato todo lo que pasa es un caos incomprensible en el mejor de los casos; en el peor, campo abonado para el abuso y la mentira.
El periodista sabe o intuye esta gran verdad y persevera en su labor bajo la amenaza del recorte, del despido, del cierre. O busca otras maneras de seguir ordenando el mundo en su relato.
Cada vez respeto más a los periodistas, Elo, querida.
Un beso.