OPINIÓN / VILANOS

Periodismo bajo mínimos

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 24 de diciembre de 2016 en El Día de León)

Según un informe de Reuters, los medios de comunicación en España tienen la credibilidad más baja de Europa, y los españoles desconfían de sus periodistas casi tanto como de sus políticos. ¿Qué está pasando con esta hermosa y difícil profesión? Por recomendación del fotoperiodista Gervasio Sánchez he leído un artículo de David Jiménez, titulado “Las cloacas del periodismo”, y sí, dan ganas de tirar de la cadena (mediática). Como dice Jiménez, “la profesión que tiene como esencia contar las cosas se ha convertido desde hace tiempo en guardián de sus propios secretos inconfesables”, que son muchos y huelen mal. A ello hay que sumar que en las redacciones, diezmadas por la crisis, los periodistas ahora mismo tienen que hacer muchas más cosas que antes, pero con menos medios y a cambio de salarios cada vez más bajos. El resultado es un “corta y pega” que se alimenta a sí mismo, y que no ahonda, ni verifica, ni contrasta. Aunque también hay excepciones.

En las últimas semanas hemos asistido al caso de Nadia, esa niña con una enfermedad rara (tricotiodistrofia) para cuyo tratamiento sus padres pedían ayuda económica. Uno de los periodistas sociales más valorados, Pedro Simón, lo contó en El Mundo, pero también hubo muchos periódicos y cadenas de televisión, nacionales e internacionales (como la BBC), que se volcaron con una noticia que apelaba a la solidaridad, sin que a nadie se le ocurriera verificarla.

Fue un profesor de Estadística aplicada a la Ciencia, Josu Mezo, autor del blog “Malaprensa” (dedicado a comentar “errores, chapuzas y fallos” de la prensa española) el primero en advertir que la historia que contaba el padre de Nadia sonaba inverosímil. Y una joven biotecnóloga y periodista llamada Ángela Bernardo —leonesa, por cierto—, que trabaja para un pequeño medio digital independiente (hipertextual.com), empezó a hacer preguntas y a intentar localizar a los médicos y especialistas internacionales que supuestamente habían tratado a la niña. Poco a poco, a base de llamadas y de un trabajo ímprobo, Ángela Bernardo fue desmontando una historia plagada de falsedades, hasta demostrar que aquello era “un cuento chino”, un engaño para conseguir dinero. Sin embargo, como también ha comentado esta joven periodista, nadie se imagina cuánto dinero y esfuerzo le puede costar, a un medio de comunicación humilde, dedicar una persona en exclusiva a desenmarañar un tema como ese. ¿Por qué no lo hicieron otros medios de comunicación, con muchos más recursos?

“Si no lees los periódicos no estás informado, si lees los periódicos estás mal informado. ¿Qué hacer?”. La frase es del gran actor Denzel Washington, quien hace poco ha sido víctima de una de esas “fake news” (noticias falsas) convertida en viral a través de las redes sociales. El problema es global y nos afecta a todos, ya que las noticias se difunden ahora a base de “links” (enlaces) y su éxito depende de las veces que se compartan, sin importar su veracidad. Demasiadas cosas están cambiando, sin que nos demos casi cuenta.

El propio periodismo también intenta reinventarse. Desde 2008, en España se han cerrado más de 300 medios de comunicación y más de 12.000 periodistas se han ido a la calle, entre ellos grandísimos profesionales. Antes que resignarse al paro, muchos de ellos han optado por crear sus propias plataformas comunicativas, desligadas de los poderes políticos y económicos, y ponerse a trabajar en lo que saben hacer. Así, como contrapunto a la crisis, en los últimos años se han creado en España más de 500 nuevos medios de comunicación, en su mayoría digitales, independientes y especializados en distintos campos. Algunos tienen nanoaudiencias y otros miles de seguidores, pero sus plantillas suelen ser mínimas y casi todos sufren serias dificultades para financiarse. Porque hacer buen periodismo cuesta esfuerzo… y dinero. Y los lectores también debemos implicarnos de manera activa, apoyando proyectos que merecen la pena.

Así las cosas, y después de los cierres y despidos sufridos por esta maltratada profesión, que en León haya nacido un nuevo periódico en papel, como este joven semanario que usted, lector, tiene ahora entre las manos, sin duda ha sido una de las mejores noticias de este año que se acaba. ¡Defendamos el buen periodismo! ¡Feliz Navidad!

...

Anuncios