María Pilar Pérez Gutiérrez en la última de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

María Pilar Pérez Gutiérrez en la última de El Día de León. Fotografía: Ana M. Díez.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

MARÍA PILAR PÉREZ GUTIÉRREZ

EL ALBA DE UN TIEMPO MEJOR

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 20 de noviembre de 2016 en la última página de El Día de León)

Que la vida sea más llevadera y saludable para muchas personas es uno de los retos de María Pilar Pérez Gutiérrez, quien lleva 33 años gestionando una farmacia, en La Robla, a la que ha dado en llamar “Farmacia del Alba, de un nuevo tiempo… y mejor”. Un eslogan que guarda relación con el espíritu optimista que anima a esta mujer curiosa y emprendedora. “Vivimos en una sociedad con las mejores condiciones para construir un mundo mejor”, afirma convencida.

Hija de padre maragato y de madre cepedana, Pilar nació en Vega de Magaz, donde su abuelo era molinero. De su madre admira “la valentía que tuvo para sacar a la familia adelante”, y de ella heredó la afición a la cocina y al mundo de las plantas. El arte y la lectura, los viajes, la arquitectura y la decoración también figuran entre sus aficiones. Sin embargo, optó por estudiar Farmacia (en Santiago de Compostela) impulsada tan solo por su curiosidad, por el deseo de “saber cómo funciona el mundo”. La química y la biología le parecieron un buen punto de partida y, cuando terminó la carrera, surgió la oportunidad de hacerse cargo de una farmacia en La Robla. A partir de ahí, ha conseguido hacer de su oficio una pasión.

“Cuando empecé a trabajar entré de lleno en el mundo de la salud, por un lado con los remedios y medicamentos, y por otro con los enfermos. Son muchísimas las personas que entran en la farmacia y te dicen: ‘Dame algo, que quiero estar bien’. A veces estar bien es una cuestión de cambiar de dieta, o de probar a prevenir determinadas molestias usando ciertas plantas… Así que aquello me llevó a volver a estudiar, y a especializarme poco a poco en más cosas”. En León se diplomó en Naturopatía (y dentro de ella en Fitoterapia, o utilización de plantas medicinales con fines terapéuticos), en la Universidad de Valladolid cursó la especialidad en Homeopatía (dos campos que le apasionan), y en Valencia realizó un máster en Nutrición y Dietoterapia.

“La salud es mucho más que la ausencia de enfermedad, es un equilibrio, que tiene que ver con el bienestar físico, mental, emocional y social”, sostiene esta farmacéutica que, en los últimos años, ha vivido el declive de un pueblo minero como La Robla, donde la crisis ha hecho que aumenten los casos de depresión.

Recuerda que, cuando empezó, en la farmacia también se vendían medicinas para animales. “Un día entró una señora que me dijo: ‘Déme algo para las gallinas, que están tristes’. Ahora hay muchas personas que te lo piden para ellas mismas: ‘Déme algo para el desánimo, o para el cansancio…’. A partir de ahí, empiezas a preguntar, y la gente se abre, te cuenta lo que le pasa. E intentas ayudar, si puedes, o les remites al médico. Hay personas que vienen a desahogarse, sobre todo cuidadores familiares… Te emociona ver lo mal que lo está pasando mucha gente”.

Lo que más le gusta de su profesión es el trato humano. “Al médico vas cuando estás enfermo, pero a la farmacia se va muchas veces para consultar, para prevenir, para hacer unos análisis… Somos profesionales cualificados y a la vez accesibles, que ofrecemos confianza y cercanía. Los clientes nos hacen preguntas de todo tipo, que intentamos resolver. Cada vez más la farmacia funciona como un punto de salud y abarca más campos de actuación”.

¿Nos cuidamos poco?, le pregunto. “Ponemos poco interés real en la salud”, contesta. Para ella, los tres pilares de una vida saludable son el equilibrio emocional, una buena alimentación y el ejercicio físico. Sin embargo, “en general estamos emocionalmente estresados, comemos regular y pasamos del sedentarismo a la hiperactividad“. Su último proyecto es montar un laboratorio de cosmética natural, con productos de elaboración propia. “Va más allá de combatir las arrugas, tiene que ver con cuidarnos bien, desde la propia piel”.

Anuncios