Archivos para el mes de: septiembre, 2016
Juan Luis García.© Fotografía: Ana M. Díez / El Día de León.

Juan Luis García.© Fotografía: Ana M. Díez / El Día de León.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

JUAN LUIS GARCÍA

CON LA MÚSICA A TODAS PARTES

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 25 de septiembre de 2016 en la última página de El Día de León)

¿A qué suena esta ciudad?, le pregunto. Se lo piensa. “Desde luego no suena a la gente que ha estado aquí siempre…”. Sigue pensando… ”Hay un camión de la basura que cuando pasa por mi calle suena como una manada de dinosaurios. Una vez lo seguí con la bici y lo grabé…”. Así es Juan Luis García, un músico con una cámara en el bolsillo y la mente abierta, guitarrista virtuoso, director de orquesta, fotógrafo y malabarista de la Cultura con mayúsculas. Un tipo culto, cordial, generoso, hiperactivo, luchador, constructivo… y con un sentido del humor inteligente, vinculado a su gusto por las paradojas, los retos matemáticos y los juegos de lenguaje.

Pedaleando llega a todos esos lugares en los que se cuece algo cultural o musical en esta ciudad, y a los que él tanto aporta. Cuando saluda con el timbre de su bici suena la nana de Brahms y a veces el himno del Barça, pero no porque le guste el fútbol, sino “porque son las mismas notas”. Alguien le definió una vez como “la madre de la música en León”, en el sentido de que siempre está ahí, ayudando los músicos jóvenes, entre bambalinas, echando un cable sin esperar nada a cambio.

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

Transparentes como el carbón

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 18 de septiembre de 2016 en El Día de León)

“Montan la barraca y venga tiroriro / Y toma traca y daca y luego yo no he sido ¡claro! / Es evidente, mienten / Continuamente mienten…”. Suena de fondo “Vergüenza torera”, esa canción de Rosendo que habla de la actualidad política y económica de una manera sutil y contundente, mientras leo una noticia en leonoticias.com sobre otra nueva mentira del ex ministro Soria, el político canario que se vio forzado a dimitir tras aparecer en los “papeles de Panamá” vinculado a sociedades “offshore” ubicadas en paraísos fiscales, ése que a veces parecía el portavoz de una petrolera, el mismo que ha acabado con la minería del carbón en esta provincia y en este país, el que pasará a la historia como el peor azote de las energías renovables, el defensor del “fracking” y de la energía nuclear, el artífice del sistema por el que la tarifa regulada de la luz (PVPC) se encuentra sujeta en buena parte a los vaivenes del mercado (“la luz ha bajado”, repetía él día tras día, sin embargo, en su falsa letanía), ése que tras verse obligado a dejar su cargo de ministro pidió a sus grandes amigos Rajoy y De Guindos la recompensa de un puestazo como director ejecutivo en el Banco Mundial (226.000 euros al año libres de impuestos). Y casi lo consigue…

Pero es a fuerza de embustes como las mentiras muchas veces salen a la luz, desbordándose a sí mismas, y entonces se vuelven transparentes en su negrura, permitiendo ver lo que se esconde detrás de ellas.

Leer el resto de esta entrada »

Cova Villegas. © Fotografía: Ana M. Díez / El Día de León.

Cova Villegas. © Fotografía: Ana M. Díez / El Día de León.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

COVA VILLEGAS

LOS CAMINOS DE LA VOZ

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 11 de septiembre de 2016 en la última página de El Día de León)

Con su voz poderosa y versátil, capaz de remover recuerdos muy antiguos y de abrirse a acústicas inexploradas, Cova Villegas es un referente en el mundo del free jazz y la improvisación libre. Y es una de las grandes voces de la música leonesa. Hay que escuchar cómo canta a su manera una vaqueira, una copla, una bossa nova o un estándar de jazz para sentir algo especial en las entrañas. Un “algo” que se eriza cuando Cova se suelta sin pentagrama y vuela libre. Entonces, si cierras los ojos, su voz te puede llevar al lejano Oriente, a una aldea bambuti… o a espacios sonoros inimaginables. La voz es para ella un misterio, pero también “el instrumento más natural con el que se puede hacer música y quizás el que tiene más posibilidades de expresión: sentimientos y estados de ánimo, pensamientos”.

Detrás de Cova Villegas está Isabel Lucio-Villegas Uría, que es su verdadero nombre. Nació en Oviedo, donde estudió Filología Inglesa, pero lleva más de 40 años en León, 35 de ellos dando clase primero en el instituto de FP La Torre —donde fue la única mujer del claustro de profesores durante un esforzado primer año— y más tarde en el Legio VII. Por sus clases han pasado miles de alumnos, aunque la mayoría quizá no sepa que su profe de inglés se ha convertido con el tiempo en una gran dama de la música libre.

Leer el resto de esta entrada »

CARTAS CELTAS

Eloísa Otero

— — —

Buscando papel para escribir a una amiga, se me
ocurrió, mientras buscaba, que no era amiga mía.

P. HANDKE

“Lo siento por ti, pero voy a escribirlo todo”.

Tal vez así pretendías que yo me involucrase, que contara mi versión de esta historia. Tengo una pequeña ventaja: tus cartas: Con ese regusto a lo perdido y lejano de las frases.

Porque quizá se escriba también para que alguien en concreto sepa… y aquí la palabra sea ya presuposición, duplicidad, pérdida.

Ya sabes.

  * * *

Leer el resto de esta entrada »

OPINIÓN / VILANOS

¿Suicidios o crímenes sociales?

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 4 de septiembre de 2016 en El Día de León)

Hace poco más de tres años, el 4 de abril de 2012, Dimitris Christoulas, un farmacéutico jubilado de 77 años, se quitó la vida pegándose un tiro frente a la sede del Parlamento griego, en la plaza Syntagma de Atenas. Su suicidio y la nota que se halló en un bolsillo de su abrigo conmovieron al mundo, aunque ahora casi ni nos acordemos. Su nota decía: “El gobierno de Tsolakoglou [en irónica alusión al primer presidente griego que colaboró con los nazis durante Segunda Guerra Mundial] ha aniquilado toda esperanza para mi supervivencia, que estaba basada en una pensión muy digna que, yo solo, pagué durante 35 años sin ayuda del Estado. Y ya que mi avanzada edad no me permite un modo de responder activamente —aunque si un compañero griego fuera a coger un kalashnikov, yo estaría detrás de él—, no veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero ver buscando en los cubos de basura mis medios de subsistencia. Creo que esa juventud sin ningún futuro se levantará algún día en armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma, justo como hicieron los italianos con Mussolini en 1945”.

Cuando se suicidó Dimitris, la tasa de suicidios en Grecia había pasado, en solo tres años, de ser la más baja de Europa a convertirse en la más alta del continente, a causa de la gravísima crisis económica y a los problemas de depresión y ansiedad derivados de ella.

También en 2012 empezaron a sucederse en España terribles sucesos como éste: “Amaia Egaña, de 53 años, ha muerto en Barakaldo tras arrojarse por la ventana cuando se iba a proceder al desahucio de su vivienda”.

Leer el resto de esta entrada »

Un cuento de Eloísa Otero publicado en astorgaredaccion.com el domingo 4 de septiembre de 2016, como colofón de la serie estival “Relatos de la fresquera”. Con ilustración de Nuria Cadierno:

...

“Secretos”

No tenía que habértelo dicho. Hay cosas que es mejor callar, cosas que es preferible que otros no conozcan, porque no aportan nada bueno y encima prenden una llama de sospecha capaz de arrasar con todo y con todos.

No pensé que tú fueras la yesca, la verdad. Te lo conté porque tenía ganas de soltarlo, no quería seguir viviendo con aquellos hechos aciagos latiendo en mi memoria.

Simplemente pensé que había llegado la hora de pasarle a alguien el testigo y que tú, tan fuerte y tan sensata, sabrías qué hacer con ello.

En aquel momento sentí que me quitaba un peso de encima, pero a ti te cayó a bomba y me explotó en la cara. La incertidumbre sobre las consecuencias de aquella maldita revelación no duró mucho.

—¿Por qué has tenido que contármelo? No te lo perdonaré nunca—, dijiste con un hilo de voz después de un largo silencio. Y empezaste a relatar la parte de la historia que te atañe, y yo a atar cabos… y luego te fuiste.

Ahora, mientras me calzo las botas que olvidaste en el armario, entiendo que no quisieras compartir la vida con alguien incapaz de guardar un secreto, aunque también sepas, y lo sabes, que el tuyo se irá conmigo a la tumba.

ELOÍSA OTERO

Ilustración de Nuria Cadierno para el relato "Secretos", de Eloísa Otero.

Ilustración de Nuria Cadierno para el relato “Secretos”, de Eloísa Otero.