Charo Acera Rojo. © Fotografía: Ana María Díez.

Charo Acera Rojo. © Fotografía: Ana María Díez / El Día de León.

PERSONAJES A LA ÚLTIMA

CHARO ACERA ROJO

ARTE PARA REINVENTARSE

Por ELOÍSA OTERO
(Publicado el 14 agosto de 2016 en la última página de El Día de León)

Hiperactiva y creativa, con la cabeza y las manos siempre en danza, a la profesora y escultora Charo Acera le apasionan sus dos oficios: la enseñanza y el arte. Se la puede encontrar dibujando en una plaza, con sus alumnos, o participando en cualquier actividad cultural de las que se suceden en la ciudad, o coloreando y dando vida a un escaparate… Ella misma se define como “activista artística”. Y no para.

Quedamos en “Amor Verdadero Queso y Vino”, la tienda de su amiga Susi Nistal que este verano organiza, con el Bar Belmondo, “El Día del Watusi” (jornada cultural que se celebrará el 15 de agosto en León). Charlamos mientras Charo dibuja sobre los cristales tres figuras de mujer formando una W, y la gente entra y sale con la compra, y el músico José Pajares Iglesias aparece con su antigua cámara Hasselblad para disparar unas fotos. La mañana transcurre divertida, en continuo trasiego, mientras Charo pinta y cuenta que nació en Plasencia y que lleva 25 años en León. “Casi media vida”, le digo. “Una vida entera”, matiza ella. En ese tiempo habrán pasado por sus clases de Escultura y Modelado en la Escuela de Arte unos dos mil alumnos.

“Todo el mundo puede ser artista”, sostiene esta educadora propensa a continuar las actividades didácticas en la calle: “Se trata de acercar la cultura a todas las personas que no saben quiénes somos, que ven el Arte como una actividad innecesaria. Intentamos que los alumnos que no encajan en un sistema educativo muy estructurado tengan cabida en una parte del mundo laboral que ofrece un montón de salidas: la fotografía, el diseño (en sus múltiples especialidades), la escultura, la pintura, el grabado, el video…”. En esa línea, desde hace un año, Charo dirige y coordina al grupo de Dibujantes Urbanos en León (Urban Sketchers) que se reúne cada último sábado de mes.

Recuerda que con 17 años ella se fue a Salamanca a estudiar Magisterio, como quería su madre, y por casualidad se matriculó en la Escuela de Arte por la tarde, para hacer monográficos. Luego se fue a Sevilla, a estudiar Bellas Artes en la especialidad de Escultura. Cursó también dos años de Imaginería, en una época en que no le dejaban firmar sus obras “por ser chica”. Quizá de ahí le venga su compromiso vital con la igualdad y los derechos de la mujer. “En la etapa adolescente es cuando buscas dónde encajar y sientes que en los estudios convencionales eres la rara. Allí, en la Facultad de Sevilla, encontré más personas como yo. Llega un día en que ves que hay gente a la que no le preocupa el dinero, ni la ropa, pero que se obsesiona con el color, con las formas, con las ideas… y empiezas a buscar la forma, el lenguaje con el que expresarte”.

Desde 2000 su trabajo personal ha ido cuajando en un buen número de exposiciones y actividades participativas. “No me gusta ver la tele. Me encanta dar mis clases, prepararlas, y por la tarde disfrutar en el taller con mis proyectos e ideas, crecer, reinventarme, hacer cosas que todavía no he hecho… ”. En las últimas semanas, sin ir más lejos, ha disfrutado como alumna de las clases magistrales que han impartido el pintor Antonio López García y el escultor Julio López Hernández en Fabero. “Necesito seguir aprendiendo”.

Charo también colabora con establecimientos como “Kanya Enmarcación”, que poco a poco ha ido convirtiendo en un referente cultural en la ciudad. Ahí fraguó, por ejemplo, su proyecto “Posa para mí”, por el que desfilaron decenas de personas durante dos años. “La gente ya no va a los museos. Mi opción es llevar el arte a las tiendas, a las peluquerías, a las vinotecas…”. Lo dice sin alardes, redibujando la W sobre el cristal, mientras su amiga Susi, en un aparte, la define en un susurro: “Es una artista humilde, honesta, muy ecléctica, y una de las personas más trabajadoras que conozco, siempre imaginando, pensando…”. Charo página

Anuncios